Altas capacidades

Cuando se habla de diversidad y necesidades educativas, el alumnado con altas capacidades suele quedar olvidado. Es común el pensamiento de que, como estos chicos ya son listos, no necesitan ayudan. Sin embargo, no es cierto. De hecho, la LOMCE lo considera Alumnado con Necesidades Específicas de Apoyo Educativo ACNEAE, es decir, aquel que requiere una atención educativa diferente a la ordinaria, y que engloba, además de las altas capacidades, las necesidades educativas especiales NEE, las dificultades específicas de aprendizaje, TDAH, etc. Por lo tanto, el sistema educativo y centros escolares deben abrir sus ojos para poder, en primer lugar, encontrar a estos alumnos y, en segundo lugar, conseguir una adaptación correcta.

Según las estadísticas al menos un 2,28% de la población mundial tiene altas capacidades. Extrapolándolo a España, se debería traducir en unos 180.000 alumnos no universitarios (información sacada de altascapacidadesytalentos.com). No obstante, si analizamos los datos más recientes que proporciona el Ministerio de Educación y Formación Personal en el curso escolar 2015-2016 tan solo se atendieron a 1,975 alumnos con altas capacidades en la Comunidad de Madrid (y en toda España a 23,745). Las cifras son extremadamente más bajas. ¿A qué se debe esta realidad?

Es complicado identificar correctamente al alumnado de altas capacidades. Desde Juntando Recursos pedimos que los maestros puedan acceder a más formación específica en detección de signos de altas capacidades en el aula.

La detección de este tipo de alumnado no es sencilla ya que, generalmente, quieren ser como los demás, no llamar la atención y pasar desapercibidos. No obstante, en el aula, se pueden identificar ciertos rasgos característicos: el desarrollo de un pensamiento divergente, creativo, crítico consigo mismo y con los demás, aparentemente distraído, con un pensamiento más productivo que reproductivo, preocupación por temas de moral y justicia, adquisición de una lectura precoz, rapidez de aprendizaje, excelente memoria y gran curiosidad. En ocasiones, todo esto puede llevar a que este tipo de alumnado se sienta incomprendido.

En la LOMCE (artículo 14, punto 4) se expone que las Administraciones proporcionarán los recursos necesarios para identificar a los alumnos con altas capacidades. Pero… ¿cómo es el proceso?

Proceso de Detección de Alumnos con Altas Capacidades

Este camino comienza el aula, cuando el profesor detecta todos estos signos. En el caso de existir Departamento de Orientación en el centro, se debería evaluar al niño para comprobar si la sospecha es cierta. Si el resultado es un Cociente Intelectual superior a 130, se deriva al Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica EOEP de la Comunidad de Madrid que corresponda por zona para que realicen otra evaluación de contraste. Una vez que la evaluación resulte favorable se da de “alta” como alumno con necesidades educativas de alta capacidad.

En el caso de que no haya Orientación en el colegio, el maestro debe rellenar los papeles de derivación, previa autorización de los padres, para enviarlos al EOEP, que hará toda la evaluación.

Otra opción, que suele ser más rápida, es que, una vez que a los padres se les comunica la sospecha y se les pide autorización para derivar al Equipo de Orientación, se realice una evaluación en un gabinete privado. De esta manera, a la petición de evaluación se adjuntan los resultados del gabinete, que avalan el diagnóstico educativo.

Una vez identificado este tipo de alumnado, ¿cómo se consigue su correcta adaptación dentro del sistema educativo actual?

Medidas de adaptación del sistema educativo al alumnado con altas capacidades

En la LOMCE se exponen las tres medidas de actuación para dar respuesta a las necesidades educativas de estos alumnos:

  • El Enriquecimiento, que consiste en ampliar y profundizar los contenidos que se dan ese año en el curso escolar.
  • La Ampliación, mediante la que, dentro del mismo curso escolar se añaden contenidos de cursos más elevados.
  • Y la Flexibilización, que consiste en adelantar al niño un curso escolar, pudiendo realizarse si el Cociente Intelectual del niño es superior de 140, si sus habilidades sociales y madurez son adecuadas y si padres y colegio están de acuerdo. Esta medida se puede repetir varias veces durante la escolaridad del alumno.

Además, la Comunidad de Madrid ofrece un programa de enriquecimiento a alumnos con altas capacidades intelectuales y fuera del horario escolar, siempre y cuando estén escolarizados en centros educativos públicos, concertados o privados, en las etapas de Educación Primaria, Educación Secundaria Obligatoria y Bachillerato. Para más información pincha aquí.

Sin embargo, estas medidas solo atienden a la parte académica de los alumnos, y lo importante no es solo el contenido que aprendemos. Por lo que sugerimos completarlas con intervenciones de carácter emocional y social.

Estos alumnos, como todos en general, se benefician de una metodología de trabajo cooperativo dentro del aula. En paralelo, fuera del aula, es recomendable realizar deportes de equipo, en donde se aprende a ganar y perder, dependiendo de otros.

Desde Juntando Recursos animamos a las familias a buscar asociaciones específicas, que suelen contar con escuelas de padres y grupos de apoyo que tratan estos temas, con el fin de entender y ayudar a las niñas y niños con altas capacidades no solo en su excelencia académica, si no en su desarrollo global. Aquí os dejamos un directorio de asociaciones que ofrece la Comunidad de Madrid.

Facebooktwitterlinkedin