Bienvenidos al Museo Tiflológico y a la Fundación San Juan de Dios-2ª entrada Mammaproof

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aqui os dejamos el enlace a nuestro artículo de ocio inclusivo navideño, 2ª colaboración con Mammaproof. Proponemos 2 planes: Visita al Mueseo Tiflológico, de la ONCE y la Exhibición de Belenes del Mundo y Mercadillo solidario de la Fundación San Juan de Dios. Estos últimos suelen montar todos los años una maqueta enorme con trenes en movimiento que es la atracción estrella de la Fundación; pero este año el edificio está en obras y no han podido hacer el traslado…bueno, ¡nos quedaremos con las ganas hasta el año que viene!

Un abrazo y ¡Felices Fiestas!

Facebooktwitterlinkedin

Tengo derecho a cuidar a mi hijo, según el Real Decreto 1148/2011

Hoy quiero hablaros como madre de un niño con diversidad funcional. Me gustaría contaros mi experiencia personal con un recurso muy valioso, pero poco conocido. Es el Real Decreto 1148/2011, de 29 de julio, para la aplicación y desarrollo, en el sistema de la Seguridad Social, de la prestación económica por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

En el link al Real Decreto encontraréis toda la información, requisitos, operativa relacionada, etc. Pero, básicamente, a través de esta regulación podéis conseguir una prestación económica para cuidar a vuestro hijo si cumplís los siguientes requisitos:

  • Vuestro hijo/a tiene una enfermedad grave, de las que se especifican en el Anexo
  • Tanto tu pareja como tú estáis dados de alta en la Seguridad Social, a tiempo completo o parcial a más del 25%, y podéis acreditar unos periodos mínimos de cotización.
  • Uno de los dos progenitores pide una reducción de jornada de más de 50%. De esta forma, la prestación cubre el equivalente al salario no trabajado con tu reducción de jornada, ya que se entiende que en ese tiempo estás cuidando a tu hijo y que, por eso, no puedes trabajar al 100%. Es decir, vas a seguir cobrando el mismo salario, a pesar de tener una reducción de jornada, siempre y cuando cumplas los requisitos arriba mencionados y te concedan la prestación. La diferencia radica en los pagadores: tu empresa continuará pagándote el salario que te corresponde por el tiempo que trabajas y el resto, hasta el 100%, lo cubre la Seguridad social, ya sea directamente o a través de diversas mutuas de trabajo (según quién sea tu pagador). Por supuesto, hay que justificar periódicamente la necesidad de cuidado, a través de declaraciones médicas bimestrales (cada 2 meses) del Servicio público de Salud.

El objetivo de esta entrada, sin embargo, no es meterse en detalles legislativos ni burocráticos (para más información práctica, podéis consultar aquí), sino contaros mi experiencia, por si os sirve de utilidad

Mi hijo, Olmo, tenía 4 meses y había ciertos motivos de sospecha de que algo no iba bien: la pediatra detectó un perímetro cefálico muy pequeño, mi padre (cirujano digestivo) insistió en que eso había que revisarlo, y yo noté que mi bebé no movía las manos como los otros bebés.  Así que, desde el área de Neurología del Niño Jesús, nos mandaron a hacer una resonancia magnética de la cabeza de mi hijo. Para hacerle la resonancia le tenían que dormir, es decir, pinchar y sedar. Recuerdo que estuve a punto de negarme a hacérsela; me parecía que podía evitar el sufrimiento de mi hijo por la aguja, y el posible riesgo que siempre conlleva una sedación…y es que no sabía a lo que me enfrentaba…el resultado de la resonancia fue un diagnóstico radiológico demoledor: tiene una lesión cerebral y una microcefalia asociada.
 
En ese momento se paró el tiempo y yo sentía como si no oyera lo que me decían. La neuróloga hablaba, mi padre la miraba, y yo no entendía nada…mi hijo, el bebé más sonriente y simpático que había visto nunca… ¿con una lesión cerebral?.
 
Os cuento esto para intentar transmitir el estado de shock profundo en el que me encontraba. La neuróloga nos dio tiempo para encajarlo y respondió a mis preguntas, casi siempre con un “no se sabe”. ¿Mi hijo podrá andar? No se sabe. ¿Mi hijo podrá hablar? No se sabe. ¿Mi hijo sabrá quién es su madre? No se sabe…
 
Yo era incapaz de asimilar lo que me decía. De hecho, en esas primeras semanas fuimos repetidas veces a verla, con infinidad de dudas, que en general recibían un “No se sabe” por respuesta. Según ella, y tenía toda la razón, lo importante era el ahora y, eso sí, ponernos a trabajar con Olmo cuanto antes. Había que hacer muchísimas pruebas e ir a otras muchas consultas: rehabilitación, fisioterapia, estimulación cognitiva, electroencefalogramas, potenciales auditivos y visuales, psiquiatría y un largo etcétera.
 
En aquel momento me quedaban unas cuantas semanas para reincorporarme al trabajo, después de mi baja maternal. Pero esto iba a ser para largo, iba a ser, de hecho, para toda la vida. ¿Cómo iba a poder compatibilizar mi trabajo con toda esa batería de pruebas y tratamientos? Me parecía imposible. Además, mi marido acababa de empezar a trabajar como autónomo y era absolutamente inviable que él dejara su trabajo. Lo primero que pensé fue: “lo dejo yo. Dejo mi trabajo”. En ese momento lo único que quería era estar con mi hijo, tener tiempo para abrazarle y cuidarle y quererle…incluso el tiempo que nos quedaba por pasar juntos era una incógnita desgarradora.
 
Mientras la neuróloga rellenaba los documentos interconsulta, nos recomendó: “en algún momento, pasaros por la Unidad de Trabajo Social, que allí os pueden informar sobre recursos que debéis de solicitar”. Después de todos los trámites que hubo que hacer en el hospital, fuimos a hablar con la trabajadora social. Yo seguía dentro de mi pesadilla, en la que la gente me hablaba y yo no comprendía; me hablaba de “discapacidad”, de “ayudas fiscales”, de “movilidad reducida”, yo pensaba que todo aquello no iba conmigo. Mi cuerpo estaba en aquel cuartito minúsculo lleno de papeles, pero mi mente estaba en otro sitio…Estaba muerta de miedo, miedo a sufrir, pero, sobre todo, tenía un miedo aterrador a ver sufrir a mi hijo, pensaba que no lo podría soportar.
 
Entonces nos habló de una posibilidad para poder cuidarlo: el Real Decreto 1148/2011. Parecía que podíamos cumplir los requisitos para que nos concedieran la prestación. Ella, que conocía muy bien la situación en la que nos encontrábamos, nos dio los papeles, nos recomendó que los leyéramos tranquilamente en casa y que comenzáramos cuanto antes los trámites, siempre ofreciéndose a ayudarnos en cualquier momento.
 
Mis jefes no me habían llamado desde que me di de baja en la semana 35 de embarazo porque el bebé no cogía peso –porque yo trabajaba demasiado. Así que, después de un email resumen, quedé con ellos para explicarles la situación y el encuentro resultó muy difícil. Me pusieron muchos problemas para todo, se negaban a aceptar mi situación y no querían darme la reducción de jornada. A partir de aquel día no respondieron a mis llamadas y solo me contactaron por burofax. Ahí fue cuando tuve que contratar a un abogado que hablara con ellos los temas legales. Tuvieron que acabar aceptándolo: desde entonces tengo una reducción de jornada del 99,9% y he podido acompañar a mi hijo en todo momento. 
 
 
Os recomendamos que os informéis en la Unidad de Trabajo Social de vuestro Hospital de referencia y, si necesitáis apoyo legal, contactéis con un abogado. Os animamos a seguir luchando por vuestro derecho a cuidar a vuestro hijo, aunque la primera respuesta sea negativa. Además, es importante hablar de este recurso, el Real Decreto 1148/2011, para que llegue a todas las familias que lo puedan necesitar, para que sea algo conocido y reconocido.
 
 
 
 
 
Facebooktwitterlinkedin

¿Cómo trabajar la psicomotricidad fina de manera fácil y divertida?

Cuando nos convertimos en padres, empezamos a escuchar muchas palabras nuevas y cuando nuestro hijo empieza la guardería y luego la etapa infantil en el colegio descubrimos el mundo de lo que “debe” trabajar y conseguir.

Uno de los principales objetivos de los niños pequeños es desarrollar la psicomotricidad, que es la relación cuerpo-mente.
La psicomotricidad gruesa es a grandes rasgos saltar, correr, arrastrarse…
La psicomotricidad fina son las actividades de coordinación, precisión, fuerza… que se realizan con las manos.

En los colegios la psicomotricidad fina se trabaja mucho porque es un requisito fundamental para adquirir la escritura, pero vamos a ir más allá. ¿Cómo nos ponemos los calcetines? ¿Cómo nos limpiamos los mocos? ¿Cómo cogemos la cuchara?

Necesitamos precisión, fuerza y coordinación en nuestras manos para ser autónomos

Por eso, vamos a proponer actividades que podéis hacer en casa, ¡como yo! Y como decía Blanca, tienen que ser juegos que podamos incluir en nuestras tardes en casa de manera natural. En este caso, además, con precios y recursos asequibles.

Como cada niño es diferente, vosotros tenéis que juzgar qué actividades son apropiadas para vuestro hijo y la dificultad que podéis poner. No todas las actividades que proponemos son apropiadas para todos los chicos.

Otro consejo es que intentéis dar sentido al juego con una historia o con un fin. Por ejemplo: queremos que nuestro hijo haga bolitas de plastilina. Si le ponemos a hacer bolitas por el hecho solo de hacerlas será un aburrimiento.
Pero si le decimos: es comida para Osito (su peluche favorito) y luego jugamos a darle de comer, seguro que le motiva. ¡Hay miles de historias y opciones que le gustarán a tu hijo!

¡Importantísimo! Vosotros sois los modelos, haced con ellos las actividades para que vean la manera correcta. Pero también, equivocaros y hacedlo regular. Verbalizad: “me he equivocado, tengo que hacerlo otra vez, no pasa nada” o “tengo que intentarlo otra vez para mejorar” …incluso preguntadle, ¿cómo lo he hecho? Ellos también tienen que ser críticos y valorar.

Por último, no sois expertos, la imaginación es limitada y más cuando estamos cansados del trabajo, niños, casa…usad internet, hay miles de ideas y recursos. Pero sed críticos con lo que leéis, pensad en las capacidades de vuestro hijo y tened expectativas realistas.

¡MANOS A LA OBRA!

POMPONES EN LA BOTELLA

Compramos pompones (cuanto más pequeños los elijamos más difícil)  y guardamos una botella de agua vacía.

Empezamos con la mano dominante (la que usa para comer, coger cosas…) Que coja sólo un pompón cada vez, con el pulgar y el índice, y meta el pompón en la botella. También lo hacéis vosotros para hacer de modelo.

Luego se debe hacer con la mano que no es dominante.

Para complicarlo más, en vez de usar las manos, se usan pinzas. Las de la foto son de Ikea. Es mejor empezar por pinzas cortas, son más fáciles de trabajar porque es más sencillo hacer fuerza.

Al principio le podemos dejar al niño usar dos manos, cuando vaya mejorando se le retará a hacerlo con una mano.

Para niños más mayores otra idea es usar palillos chino, de niños o de adultos, ¡incluso a mí me resulta muy complicado! ¡a ver si lo consiguen!

Otra variante, idea de mi hija, es meter los pompones con cuchara en la botella. Vosotros decidís cuántos pompones debe o puede meter

 

 

PINCHITOS

 

Este juego es un clásico que se puede comprar en muchas tiendas y en diferentes tamaños. El tamaño que tenéis que comprar depende de la edad/destreza de vuestro hijo.

Se empieza con los pinchos de superficie grande para agarrar y agujeros grandes para meter.El siguiente nivel son pinchos más pequeños y plantilla con agujeros más pequeños.

Los dos juegos de las fotos los compramos en Dideco. A parte de usarlo con el fin de trabajar la psicomotricidad fina, podéis usarlo para trabajar reconocimiento de colores: “ahora vamos a poner solo los amarillos”. Atención: “vamos a copiar este modelo”. Lógica-matemática haciendo seriaciones: “rojo-verde, rojo-verde, rojo…y ¿ahora cuál viene?

BOLITAS DE PAPEL

Esta opción que se propone en la foto es con papel seda, el papel suave y finito de colores. Lo podéis comprar, pero yo también aprovecho el papel que viene en algunas cajas de zapatos para protegerlos o los papeles que a veces ponen en algunas bolsas de regalo de adorno.

 

Hacer bolitas de papel puede ser muy aburrido y difícil, así que propongamos un “juego”. En mi caso a mi hija le gustan las flores, así que por eso las pegamos para decorar la flor. ¡Preguntad a vuestro peque a ver qué quiere!
Luego podéis poner el trabajo en la nevera o que se lo enseñe a alguien de su familia. Podemos hacer el “trabajo” para regalárselo a alguien. La motivación extrínseca es una herramienta como la motivación intrínseca.

PLASTILINA

Un clásico que siempre hay que tener en casa con niños. Para hacer bolitas y que sean comidas para las muñecas y peluches.
Hacer pelotas para jugar al fútbol con los dedos como las chapas y gritar ¡GOOOOOL!
Hacer bolitas y luego aplastarlas con el puño para hacer pizzas para toda la familia.
Churritos para hacer caracoles. O aplastarlos con diferentes dedos y hacer fuerza con cada uno de ellos.

GOMAS   

Colocar gomas alrededor de una botella es una manera de trabajar la psicomotricidad fina. Si las colocas por la boca es más sencillo. Para hacerlo más difícil que las coloque por la parte de abajo, ya que tiene que hacer más fuerza para abrir la goma.

JUEGO DE MESA

Estos juegos los recomendamos porque hemos jugado con ellos en casa o en terapia y sabemos que son buenos para trabajar la psicomotricidad fina y, además, son muy divertidos. 

A parte, con estos juegos se trabaja el control motor, la espera de turnos, los colores y el conteo. 

Para pequeños. ¡A pescar! ¿Quién cogerá más peces sin pescar la bota? o ¿Cogemos solo los verdes?
En un espacio reducido o un espacio grande, según la dificultad.

Tiemblanada, ¿según el dado, qué color tenemos que coger sin que se caiga todo?Y para más mayores: MIKADO. ¿Quién tendrá más puntos al coger los palitos sin mover otros?  

 

Esperamos que os hayan gustado las sugerencias. Si tenéis que trabajar la psicomotricidad de vuestro hijo hacedlo de la manera más divertida posible, un ratín al día. Que no sea una carga sino una oportunidad de pasar tiempo con ellos, jugando con un objetivo detrás.

Si tenéis ideas que queráis compartir con nosotras y otras familias, ¡dejad comentarios!

Facebooktwitterlinkedin

Primera colaboración con Mammaproof

Éste es nuestro perfil en Mammaproof:

Somos María y Blanca. Comprometidas con la inclusión de niños con diversidad funcional en todos los ámbitos de la sociedad, nos mueve la vocación por la educación y la equidad. María es maestra de educación especial, psicopedagoga y madre al cuadrado. Blanca es mamá de un niño con discapacidad, agrónoma de vocación y experta en hacer colas. Nuestro proyecto Juntando Recursos quiere cubrir la carencia de información clara sobre recursos públicos para la discapacidad infantil en Madrid

Y éste es solo el comienzo de una serie de colaboraciones que realizaremos con una frecuencia mensual o bimestral, sobre opciones de ocio inclusivo en Madrid:

Lee nuestra Ruta otoñal de ocio inclusivo por La Guindalera.

Facebooktwitterlinkedin

Nos entrevistan en COPE+Madrid

El martes 17 de octubre al mediodía, nos entrevistaron Beatriz Pérez Otín y Amparo Latre en el la COPE+Madrid: ¡Muchas gracias a todo el equipo por el interés y amabilidad mostrados!.

Nos encantó poder difundir nuestra página por las ondas radiofónicas…más abajo podéis escuchar la entrevista en el archivo de audio. Además, os dejamos el enlace del artículo que Amparo Latre escribió sobre Juntando Recursos. Gracias Amparo, ¡nos pones por las nubes!

Con Amparo Latre en los estudios de la COPE
Facebooktwitterlinkedin

Lenguaje y discapacidad, digo…diversidad funcional

Las palabras son la más potente droga utilizada por la humanidad. Kipling (1865-1936)

Las palabras son una herramienta muy poderosa que guían nuestro comportamiento, la forma de elaborar conceptos y, en última instancia, nuestros actos.

Muchos de los términos que se usan en educación, provienen de un enfoque segregador, integrador y obsoleto. Pero tenemos que cambiar la perspectiva, el pensamiento y el lenguaje. 

A continuación, explicamos diferentes términos que se usan en el mundo de la diversidad funcional y reflexionamos sobre su uso.

¿Qué queremos? ¿INTEGRACIÓN o INCLUSIÓN?

Actualmente estos dos términos se suelen usar indistintamente sin dar mayor importancia a su significado, pero no es correcto. Vamos a plasmar la idea de estos conceptos junto con segregación y exclusión en un diagrama:

 

 

 

 

 

 

Imagen tomada de www.dobleequipovalencia.com

A nivel académico, el término inclusión en educación lleva sonando décadas en congresos y conferencias. Sin embargo, el concepto a nivel práctico sigue sin estar claro, lo que hace imposible su implantación en los colegios.

El alumno con necesidades educativas especiales puede acudir a un centro ordinario y estar integrado.  Aprender y socializar es sus propios espacios con otros niños con discapacidad, sin realmente convivir con su grupo de referencia del colegio. Éstos suelen ser los casos de apoyos exclusivamente fuera del aula, con el pensamiento generalizado de que el responsable de estos alumnos es el especialista (PT) y no el tutor y realizando actividades casi siempre diferentes al resto de compañeros.

Sin embargo, el modelo que buscamos es aquel en el que los todos los niños están incluidos. Comparten espacios de aprendizaje, juego, rutinas y socializando. De esta manera, se intenta que todos los apoyos se realicen dentro del aula, lo cual permite al alumno con dificultades de aprendizaje ser parte de la clase ordinaria con el tutor como referente, compartir actividades y aprendizaje con sus iguales, y contar con el resto de los maestros del centro como parte de su educación.

Como dicen Echeita y Ainscow la inclusión es un proceso que busca la presencia, participación y éxito de todos los estudiantes. Todo ello envuelto en un nivel de bienestar.

¿Por qué decimos NECESIDADES EDUCATIVAS ESPECIALES? ¿no sería mejor NECESIDADES EDUCATIVAS PERSONALES?

En una conferencia a la que asistí comparaban el sistema educativo con la idea de construir una casa. Cuando un arquitecto diseña una casa es mejor que esté adaptada desde el principio, ya que no sabe qué personas vivirán allí. Así que desde los planos es mejor poner rampa de acceso, ascensor, marcos de puerta anchos…mejor que hacerlo después que será más caro, además de las molestias que ocasionarán a todos los habitantes.

Nuestro sistema educativo se ha diseñado solo para unos pocos, así que cuando queremos que un niño asista a cualquier colegio nos encontramos que no “cabe” por la puerta. Y, como aún no podemos cambiar las puertas, nos encontramos con que, para “adaptar” el colegio, tenemos que usar el término “necesidades educativas especiales”.

Este término marca y segrega. Según este término solo unos pocos tienen dificultades en el colegio. ¿Es eso así? ¿O a lo largo de toda una vida de aprendizaje todos tenemos dificultades de aprendizaje, de una manera u otra?

Hay niños que pasan dos o tres semana en casa por un virus. ¿Tienen dificultades para seguir el ritmo de los demás? ¿Adaptamos el modo de enseñanza o le suspendemos porque no puede hacer todo como los demás?

Otros sufrirán la pérdida de un familiar muy cercano, emocionalmente estarán inestables y, probablemente, sin rendir a nivel de sus capacidades. ¿Podrá seguir el ritmo de los demás? ¿Adaptamos el modo de enseñanza o aceptamos que no accederá a ese conocimiento?

Como vemos TODOS vamos a necesitar en algún momento flexibilidad por parte del sistema educativo. ¿Tenemos entonces todos necesidades especiales? ¿Solo unos pocos?

Debido a este debate, una tesis que he leído de Alba García Barrera (2013) propone como término alternativo Necesidades Educativas Personales (NEP). Si usáramos este término, no estamos señalando a un grupo único, especial o diferente. Simplemente estamos explicando una situación cotidiana, para cualquier alumno, en algún momento de su aprendizaje.

¿DISCAPACITADOS, PERSONA CON DISCAPACIDAD o PERSONA CON DIVERSIDAD FUNCIONAL?

Cuando usamos la palabra “discapacitados”, estamos diciendo que toda esa persona, en global, no tiene capacidades. Además, al no usar la palabra “persona”, estamos eliminando los rasgos individuales. Por tanto, de debe anteponer la palabra “persona”, “mujer”, “hombre”… y añadir “CON discapacidad”, ya que, cada persona, tiene unas cualidades, unas más desarrollas que otras.

Por ejemplo, una mujer con discapacidad visual, efectivamente, tiene menos capacidad a la hora de ver, pero probablemente tenga otras muchas capacidades como ser una gran comunicadora o un gran talento a la hora de tocar el piano. Sin embargo, la palabra “discapacidad” sigue teniendo un significado peyorativo y con connotaciones de menor valor.

A partir de esta idea y queriendo dar una visión positiva, con el añadido de que cada persona es diferente se acuñó el término: “persona con diversidad funcional”.

¿Qué término es más acertado para usar en cada situación, si analizamos las palabras y su significado? ¿Qué modelo de sociedad o de educación os parece el más desarrollado? ¿En qué modelo os gustaría que vuestro hijo fuera educado?

La palabra es el espejo de la acción.

Facebooktwitterlinkedin

Mammaproof y Juntando Recursos: Colaboramos para fomentar el ocio inclusivo y accesible en Madrid

Con mucha ilusión, queremos informaros de que, desde Octubre, empezaremos a colaborar con Mammaproof Madrid para proponer planes de ocio accesible e inclusivo en Madrid. Puedes pinchar aquí para leer la noticia.

Mammaproof MadridAsí que si conocéis establecimientos o actividades inclusivas de ocio, no dudéis en contárnoslas. Para nosotras será un placer conocer nuevos proyectos y explorar posibilidades.

¡Un abrazo!

Facebooktwitterlinkedin

Concentramos toda la información en nuestra página web

Os informamos de que, de ahora en adelante, concentraremos toda la información en esta web: tanto la básica, que siempre ha estado aquí, como las noticias y entradas de interés, que, hasta ahora, hemos publicado en nuestro blog.  

Ya sabes, si quieres que te notifiquemos las nuevas entradas, puedes suscribirte aquí.

¡Muchas gracias por vuestro apoyo!

Facebooktwitterlinkedin

¡Vuelta al cole!¿Cómo nos gustaría que fuera este curso?

Hola  a todos,

Ya estamos de vuelta, metidos de lleno en las carreras de mañana,  los horarios y la rutina. Nos esperan nueve meses de mucho trabajo, retos y aprendizaje.  Empezar un nuevo curso siempre trae dudas, esperanzas, cambios e incertidumbre y más si tenemos hijos o alumnos con necesidades educativas especiales. Si eres padre o madre te suelen asaltar dudas tipo: ¿Se hará este profesor con mi hijo? ¿Se llevará bien con sus compañeros? ¿Con qué ayudas contaremos este año? ¿Qué tratamientos tendrá este año? ¿Tendremos tiempo para todo?

Como padre te recomendamos que, en unas semanas, cuando los profesores hayan conocido a tu hijo, pidas una reunión para que te informen sobre cómo, cuándo y qué objetivos se van a trabajar. Además, toda la información que le podáis dar a los profesores sobre cómo tratar a vuestros hijos, qué le gusta, qué no le gusta, si hay algún “truco” para lidiar con problemas de conducta será muy útil.

Si eres maestro o profesor ahora mismo estarás un poco desbordado con horarios, planificaciones, reuniones…y siempre que tenemos un aula nueva hay que observar mucho para conocer a los niños y saber cómo trabajar junto a ellos. Si tienes algún alumno con necesidades educativas te sugerimos que leas toda la información que exista sobre el alumno, suele estar recogida en el DIAC (Documento Individual de Adaptación Curricular) , pero sobre todo que dediques tiempo a conocer al chico en todos los ambientes del centro escolar;  en clase, en el recreo, comedor, transiciones…y así formarte tu propia idea de cómo es el niño en realidad, no en un papel. También recomendamos reuniones con maestros o profesores previos del alumno para ver qué metodología se llevó a cabo. Luego, decidir nuevos pasos con todos los maestros, profesores y personal del centro que van a estar implicados en la educación de ese chico.

Queremos hacer hincapié en la importancia de la alianza colegio-padres. No son mundos enfrentados, deben estar al lado para apoyar al máximo al alumno. Las informaciones bi-direccionales son muy importantes, así como el apoyo mutuo, hay que pensar que ambos quiere  lo mejor para el niño.

Nosotras también tenemos muchas dudas, así que, para poder daros contenido de calidad y de interés, nos gustaría que en comentarios pusiérais de qué temas os gustaría saber más o qué dudas tenéis, tanto si eres maestro, profesor o padre de alumno con necesidades educativas especiales, para tratarlo en el blog.

¡Os deseamos un buen curso!

Facebooktwitterlinkedin

Atención Temprana: práctica y teoría

La Atención Temprana (AT), se puede entender como el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años (o hasta cursar la educación obligatoria, es decir, primero de Primaria), a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta, lo más pronto posible, a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Los tratamientos de intervención son muy variados, y entre ellos destacan: estimulación cognitiva, fisioterapia, logopedia, psicomotricidad, apoyo psicopedagógico, psicoterapia, etc.

En nuestra página web tratamos la AT desde el punto de vista práctico, como recurso público al que se puede acceder, siempre siguiendo unos cuantos pasos burocráticos y de evaluación profesional: Nos centramos en Cómo conseguir tratamiento público de AT. Desglosamos el proceso en 3 pasos, pincha en cada enlace para obtener más información:

1- Cómo conseguir el Reconocimiento de Necesidades de AT.

2- Cómo conseguir plaza en un Centro de AT y

3- Qué pasa una vez que consigues plaza de tratamiento de AT.

Quizá os parezca que 6 años de tratamiento público está muy, pero que muy, bien. Pero la realidad es que muchos niños comienzan muy tarde el tratamiento (por varias razones: diagnóstico tardío, problemas burocráticos, falta de plazas…) y que muchos niños van a necesitar tratamiento de por vida. La AT pública se acaba y la única opción es recibir tratamiento privado, que, además, por especializado, suele ser muy costoso (conviene en este punto enterarse de si tenéis derecho a recibir las ayudas relacionadas con la situación de dependencia).

Aprovechamos a compartir esta Petición sobre Terapias gratuitas para los niños/as con dificultades después de los 6 años en España. Os animamos a que la firméis y difundáis!

Por otra parte, os animamos también a manteneros informados y saber más sobre la AT. Aquí os mostramos unos buenos enlaces. No os agobiéis, es mucha información y muchos materiales. Muchos están ordenados según la edad cronológica del niño (edad contabilizada desde el año de nacimiento del niño) suponiendo un desarrrollo ordinario, así que podéis ir leyendo conforme vayan creciendo los niños:

  • Orientación Andújar. Genial y enorme trabajo de recopilación realizado por unos padres, que han ido acumulando información a lo largo del tiempo, y lo comparten con nosotros.
  • ATAI. La Asociación Interprofesional de Atención Temprana de Andalucía (ATAI) publica estos materiales gratuitos y descargables.
  • UNICEF. Guía de estimulación temprana de UNICEF Méjico.
  • HopToys. Tienda online de materiales específicos para “niños excepcionales”. Aún sin pretender publicitar, nos parece muy interesante y la compartimos. Tambien podéis coger ideas, ya que muchos juegos se pueden hacer caseros.
  • Artículos académicos relacionados con la AT, tanto para profesionales como para madres y padres interesados en profundizar en el ámbito académico y de investigación.

¿Habéis conseguido plaza de AT? ¿Estáis contentos con el tratamiento recibido? ¿Conocéis otros enlaces interesantes relacionados con materiales de AT?

Como siempre, os animamos a que comentéis esta entrada y a que la difundáis. También podéis poneros en contacto con nosotras en caso de duda o comentarios más personales. Y si queréis que os lleguen las notificaciones de nuevas entradas a vuestro email podéis rellenar el formulario de suscripción aquí.

¡Hasta el próximo post!

Facebooktwitterlinkedin