Nos incluyen en el Atlas de iniciativas vecinales contra las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz

Encantadas de estar incluídas en este proyecto de mapeo de iniciativas ciudadanas, elaborado en paralelo al II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz.

Para ver el mapa con todas las iniciativas, pincha en el MAPA de abajo. Nos encontrarás en el nº 19

Facebooktwitterlinkedin

Perros de Compañía, Terapeúticos y de Asistencia

Hoy queremos hablar de la importancia que pueden tener los animales, específicamente los perros, en el desarrollo y conducta de nuestros niños y niñas.

Un poco de teoría…

Forma parte de la sabiduría popular que el perro es el mejor amigo del hombre: son animales domésticos, leales y fieles, que acompañan a sus dueños en todo momento, por eso aquello de considerarse animales de compañía. Ya solo el hecho de compartir la vida con un perro tiene un gran valor y puede ser interesante per se, sin considerar que tenga que ser un perro con unas características especiales en cuanto a carácter o entrenamiento.

Sin embargo, y ante la enorme capacidad de comunicación e interacción de los perros con las personas, se dio un paso más, a través de la zooterapia o IAA- Intervención Asistida con Animales (que incluye otros animales además de los perros; la hipoterapia o equinoterapia, con caballos, la delfinoterapia, con delfines, etc.). Para ampliar la información sobre la historia de la IAA y su situación en España, recomendamos leer este artículo publicado por el Departamento de Psicología de la Universidad de Jaén.

Ante la enorme cantidad de opciones, podemos destacar entre la IAA:

  • Actividades Asistidas con Animales (AAA)  son aquellas que se realizan entre varios participantes y uno o más animales entrenados, sin concentrase en una persona en particular ni establecer objetivos específicos de tratamiento. Mediante actividades informales se promueve la socialización, la motivación, la educación y otros beneficios que aumenten globalmente la calidad de vida. Estas sesiones no están necesariamente dirigidas por un profesional de la salud o la educación ni son necesariamente evaluadas.

  • Terapia Asistida con Animales (TAA) basada en el vínculo persona-animal para la consecución de unos objetivos terapéuticos. Está diseñada para promover la mejora en el funcionamiento físico, social, emocional y/o cognitivo, pudiendo ser individual o en grupo y está dirigida por un equipo profesional de la salud experto en la materia. Los destinatarios que pertenecen a este grupo son: personas con discapacidad cognitiva (Trastorno del espectro autista), con trastornos psicológicos, personas en residencias de ancianos, en centros penitenciarios, en centros de drogodependientes, etc. Para información más visual, recomendamos este video de la Fundación Acavall.

  • Educación Asistida con Animales (EAA), se basa el vínculo persona-animal para la consecución de unos objetivos educativos. El animal debe cumplir unos criterios/requisitos específicos y es una parte integral del proceso de educación, formal o no formal. Está diseñada para promover la formación integral del individuo y está dirigida por un equipo experto en la materia. Para más información sobre lectura con perros podéis pinchar aquí.

Centrándonos en los perros, conviene distinguir entonces entre Perros de terapia y Perros de asistencia.

  • Un Perro de terapia es aquel con el que se realizan actividades englobadas dentro de las IAA, debiendo cumplir unos criterios/requisitos específicos y siendo una parte integral del proceso de tratamiento. Por ejemplo, no cualquier tipo de perro sirve para trabajar en un recinto cerrado, como un hospital o una escuela, además de estar preparado psicológicamente para soportar gritos, empujones, etc.

  • Por otra parte, un Perro de asistencia es aquel al que se le otorga tal condición al haber sido adiestrado para dar servicio a personas con alguna discapacidad, con el fin de contribuir a mejorar su autonomía personal y su calidad de vida. Entre los que podemos encontrar:

    • Perro de servicio, adiestrado para auxiliar a las personas con discapacidad física en el desarrollo de las labores propias de la vida cotidiana, tanto en su entorno privado como en el entorno externo.

    • Perro señal: adiestrado para avisar a las personas con discapacidad auditiva de distintos sonidos e indicarles su fuente de procedencia.

    • Perro guía: adiestrado en centros especializados para el acompañamiento, conducción y auxilio a personas con discapacidad visual.

    • Perro de alerta médica: adiestrado para avisar de una alerta médica a aquellas personas que sufren diferentes patologías, como crisis epilépticas, que pueden llegar a comprometer su vida.

    • Perro de TEA: adiestrado para mejorar los niveles de seguridad, aumentar la socialización y mitigar las conductas disruptivas de personas con trastorno del espectro autista.

Sin embargo, y ante el boom de entidades dedicadas a la IAA, mayoritariamente privadas, ocurrido en España en los últimos 15 años no olvidemos que, a día de hoy, aún existe debate sobre la efectividad de estos tratamientos, con una base científica, para ciertos trastornos. Además de que hay que ser muy exigente con estos tratamientos, ya que no es terapia con animales todo lo que reluce, citando este práctico artículo, de lectura muy útil.

…Y un poco de práctica

Centrándonos en Madrid y en lo público, a lo largo de los últimos años han ocurrido varios hitos en materia de IAA:

  • Desde 2015 y según la Ley 2/2015, el acceso público con perros de asistencia se extendió a todo tipo de discapacidad, no solo la visual.

  • En 2016, y haciendo eco del Programa con IAA en el Hospital Sant Joan de Déu en Barcelona, varios hospitales madrileños montaron experiencias piloto, como fue el caso de la unidad de Psiquiatría Adolescente del Hospital Gregorio Marañón, resultando la experiencia tan positiva que esperan integrarla de manera rutinaria, a pesar de las trabas burocráticas y de la dificultad en la evaluación científica. Igualmente se introdujeron perros de terapia para tratar y acompañar a niños con cáncer, de larga estancia y niños con autismo, entre otros, dentro de una nueva fase del proyecto AMITEA, que realiza la Asociación Perros Azules.

  • El Hospital de Torrejón, pionero desde hacía entonces 4 años en la TAA en pacientes adultos, introdujo en el mismo año TAA en niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad y jóvenes con psicosis, asegurando que los resultados fueron muy satisfactorios.

  • A lo largo de 2017 fue noticia que la Comunidad de Madrid contaría con perros para hacer TAA en residencias de mayores, colegios (Valdemoro -colegio Nobelis-, Majadahonda- colegio San Jaime- y Móstoles -CEIP Alonso Cano y Vicente Aleixandre-, para trabajar con alumnos con NEE) y hospitales (Hospital La Paz, Hospital Gregorio Marañón, Hospital de Villalba, Hospital de Torrejón y Hospital de Guadarrama).

  • Así como en enero de 2018, cuando la Consejería de Políticas Sociales y Familia confirmó que iba a dedicar 50.000€ para incorporar la TAA con perros en tratamientos destinados a personas mayores dependientes o afectadas por alzheimer de distintos centros de día de la región.

Sin embargo, no encontramos mucha información sobre estos proyectos, ¿quizá no hayan tenido continuidad y se quedaron en experiencias piloto? Si conocéis la evolución de alguno de ellos, os agradeceríamos que la compartierais con nosotras; nos gustaría tener información actualizada sobre las terapias de IAA que se imparten desde lo público en la Comunidad de Madrid.

Para terminar el artículo y a una semana de que ocurra, mencionar que la Oficina IAA de la Universidad Rey Juan Carlos ha colaborado en la organización del “I Congreso de Proyectos de ayuda bidireccional. Estos proyectos, como explican en su web, son aquellos de los que se benefician tanto animales como personas, velando de manera simultánea por el bienestar humano y animal, teniendo esto a su vez, un impacto medioambiental. Tendrá lugar el 29-30 de septiembre en la Caja del Arte, en Torrejón de Ardoz. Cierran inscripciones hoy, día 21, así que, si os interesa, ¡daos prisa! La inscripción cuesta 150 €. Los beneficios del Congreso irán destinados íntegramente a proyectos sociales en beneficio de animales y personas en riesgo de exclusión social.

¿Habéis realizado alguna IAA con vuestros hijos? ¿Cómo resultó? ¿Fue un tratamiento privado o público? Ya sabéis que estamos deseosas de que dejéis un comentario más abajo o de que nos contactéis.

Y me despido con el refranero español en mano que, aunque a veces resulta muy anticuado, otras veces no tanto:

“el perro y el niño, donde les dan cariño”.

Facebooktwitterlinkedin

28 de septiembre- Participamos en la I Jornada de Infancia y Adolescencia del distrito de Salamanca

El próximo 28 de septiembre, de 17h -21h, en el Parque de Eva Duarte Perón (metro Manuel Becerra) tendrá lugar la I Jornada de Infancia y Adolescencia del distrito de Salamanca, que ha sido organizada por el Grupo de Coordinación de Entidades: Infancia y Adolescencia “Salamanca Arranca”. 

 

 

 

Participamos, además de muchas entidades públicas (Centro de Servicios Sociales Guindalera, Centro de Salud Retiro, Centro de Atención a la Infancia, Biblioteca Municipal Buenavista, etc), entidades privadas o particulares, entre las que estamos nosotras, con Juntando Recursos, mediante una carpa informativa sobre los recursos públicos para la diversidad funcional infantil en la Comunidad de Madrid.

Además, habrá actividades de todo tipo, dirigidas a la niños y adolescentes: talleres, cuentacuentos, teatro, pintacaras, conciertos, etc

Nos encantará que os paseis a conocernos, poder resolver dudas sobre la utilidad de nuestra web e intercambiar ideas e información. ¡Allí os esperamos!

María y Blanca

 

Como siempre, podéis contactarnos aquí, asi como suscribiros para recibir nuestras nuevas entradas directamente en vuestro email.

Facebooktwitterlinkedin

En FUNDALAND ¡Todos a Cocinar! -3ª entrada MammaProof

Ya está publicada nuestra 3ª colaboración sobre Ocio Inclusivo en Madrid con MammaProof.

Esta vez os contamos nuestra experiencia de sábado mañanero y cocinero en el Taller Cocina en Familia, organizado por FUNDALAND, en la Fundación A la Par. Nos lo pasamos pipa con los niños, cocinamos cositas muy ricas y disfrutamos de un ingrediente no muy habitual: la inclusión.

Gracias al Equipo de Fundaland y a Ana e Isma por acompañarnos.

Facebooktwitterlinkedin

JORNADAS DE PUERTAS ABIERTAS: ¿Qué preguntar y mirar en los coles?

Se acerca el momento de realizar la solicitud para inscribir a nuestros niños en el cole, si aún no están escolarizados, o de hacer un cambio de cole, ya sea porque consideramos que podría mejorar su situación o por motivos de fuerza mayor, como podría ser un cambio de residencia. El Plazo de presentación de SOLICITUDES para participar en el proceso ordinario de admisión  (Necesidades Educativas Especiales y Educación Especial también) comprende desde 5 al 19 abril 2018.

Si aún estás confuso con la terminología empleada a la hora de buscar un cole (ordinario, de integración, concertado, de educación especial…) te recomendamos que visites nuestra página, donde aclaramos la información sobre los distintos tipos de colegios que os podéis encontrar en la Comunidad de Madrid.

Sea como sea, la elección de un nuevo colegio para nuestros hijos es un momento que puede causarnos bastante ansiedad. Suele ser la primera gran decisión, sobre la que sentimos depende, en parte, el futuro de nuestros niños. Más presión aun sobre los padres de niños con necesidades especiales ya que, simplemente, requieren de más apoyos. Y más presión aún, si cabe, sobre los padres de niños que aún no han sido diagnosticados pero que parece que no encajan en ningún colegio o … ¿no será que esos colegios no encajan con ellos?

Efectivamente hay mucha información al respecto, más o menos elaborada. Pero lo que NO es fácil de encontrar es información precisa y actualizada, como un listado con la tipología de coles (de inclusión, de integración, con preferencia, aulas combinadas…) o sobre lo que ofrece cada colegio (nº de apoyos semanales, apoyos dentro o fuera del aula…).

¿Y por qué no? En parte porque es información que cambia anualmente, según los niños de NEE que tenga cada colegio. Además, influyen directamente los recursos públicos que se hayan destinado desde la Consejería de Educación a los apoyos educativos y es por todos sabido que este ámbito está muy abandonado… al fin y al cabo, somos minoría.

 

Mi experiencia personal el año que le escolaricé, o este año, que me he planteado un cambio de colegio, es que es una locura. En mi caso, además, mi hijo tiene dificultades que no están estandarizadas (no es visual, ni auditivo, ni motor, ni TDH), es principalmente cognitivo y muy relacionado con el lenguaje.

Cuando decidí escolarizarle hace ya tres años, después de pasar por el proceso de valoración en el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica, en el EOEP me dieron unas fotocopias con una lista de Colegios a los que le podía llevar, en función del distrito en el que estaba empadronada (o en el que trabajaba). En total, me pasaron una lista con 25 colegios, indicando dirección, teléfono, algunos con página web y algunos con los apoyos de AL y PT, si tenían. Eso sí, esos apoyos eran los que se les había concedido ese mismo año a los colegios, pudiendo cambiar su situación, en general a peor, por los recortes públicos, para el año siguiente. Ante mi desconcierto, me dijeron que ellos no podían hacer ninguna valoración al respecto, que ahí estaba la información y que tendría que ser yo la que la actualizara y pusiera los filtros necesarios, en función de la situación de mi hijo. Me recomendaron que buscara por internet y que, posteriormente, visitara los colegios que podían responder mejor a nuestras necesidades. Es entendible que desde el EOEP no quieran influir a los padres, sería cargarlos de una responsabilidad que no es suya, pero nos facilitaría mucho las cosas si nos ofrecieran una visión de conjunto al respecto y si dispusieran de información más actualizada.

Así que, en base a una lista de colegios de mi distrito y del de al lado, llamé y pateé coles durante mes y medio, resultando las conclusiones:

  • Que hay que ir a ver los coles
  • Que por mucho que vayas a verlos, no es fácil hacerse una idea real de lo que hacen. Ahora parece que todos tratan las inteligencias múltiples, la creatividad y el trabajo por proyectos cuando, a la hora de la verdad, mandan fichas y deberes para casa.
  • Que ni los propios colegios saben con qué apoyos van a poder contar hasta junio-julio de ese año, con lo que te hablan de suposiciones con respecto al año siguiente.
  • Que en función de los apoyos que considere la Consejería de Educación que se asigna a cada colegio y en función de los niños de NEE que haya ese año, serán los apoyos que reciba tu hijo. Es decir, si hay medio PT para infantil, por ejemplo y en esa etapa sólo hay 3 niños con NEE, el apoyo de PT será exclusivo para esos niños; mientras que, si es un cole de 3 líneas y entran 6 niños de NEE (2 por cada clase) la PT se tiene que repartir entre esos 6 niños. Al final, la sensación es que la elección la realizas bastante a ciegas…

Teniendo en cuenta todas estas complicaciones, y para facilitaros vuestro proceso de selección (aunque las idas y venidas no os las va a quitar nadie), en primer lugar, para hacer la búsqueda desde casa, os recomendamos unas páginas interesantes:

En segundo lugar, queremos proponeros una serie de Preguntas clave que podéis hacer a los colegios, o detalles en los que fijarse, cuando vayáis a visitarlos:

  1. ¿Qué tipo de colegio es? Ordinario, ordinario con apoyos, de integración preferente, con aula TEA, con aulas combinadas, de educación especial, de excelencia académica…
  2. ¿Qué experiencias ha tenido el colegio con niños de diversidad funcional?
  3. ¿Qué tipos de apoyos públicos (AL/PT/ fisioterapia/otros) tiene el colegio? ¿Tiene apoyos externos?
  4. ¿Los apoyos son grupales o individuales? ¿Dentro o fuera del aula?
  5. ¿Tiene Orientador/a propio?
  6. ¿Tienen hora extra de mañana, tarde o ruta? (Muchos coles nos cuadran, pero no nos encajan con los horarios de otras terapias o tratamientos y no tenemos logística que lo resuelva)
  7. ¿Tiene recursos como para ser flexibles en la atención personalizada de los niños? Si no los tienen, ¿admiten recursos externos?
  8. ¿Cómo se hacen las adaptaciones curriculares?
  9. ¿Se fomenta la sociabilización de las familias (fiestas, excursiones familiares, etc.)?
  10. ¿Tienen un Plan específico de Atención a la Diversidad?
  11. ¿Cambia muy frecuentemente el profesorado?
  12. ¿Emplean algún método alternativo o aumentativo del lenguaje (pictogramas, lenguaje bimodal, etc.)?
  13. ¿Están adaptadas las instalaciones a necesidades especiales motóricas?
  14. ¿Se tiene un proyecto educativo enriquecedor o en paralelo al bilingüismo para niños con necesidades educativas especiales? (el fomento del bilingüismo puede ser una pérdida de tiempo –que es muy valioso- para niños que no han adquirido aún su lengua materna)
  15. ¿Cuántas aulas hay por nivel? Nos da una idea de la magnitud de colegio
  16. ¿Hay facilidades para el control de esfínteres tardío, ayudas a la hora de comer o en la autonomía del día a día?
  17. ¿Tiene actividades extraescolares donde se fomente la inclusión?
  18. ¿Tiene un AMPA potente y concienciada con la inclusión?

Esperamos que el proceso os resulte satisfactorio… ¡al menos cuando acabe! Si queréis compartir vuestra experiencia con nosotras, ya sabéis, podéis dejar un comentario abajo o contactarnos desde nuestra página.

Facebooktwitterlinkedin

Adaptaciones Curriculares Significativas. ¿Qué son?

Este post contiene información, pero también esconde muchas preguntas y pone en duda lo que están haciendo muchos maestros en España.

Para seros sincera, tras 10 años trabajando en educación en varios colegios, dentro y fuera de España, y habiendo leído y estudiado bastante, aún no tengo totalmente claro este tema ya que los documentos oficiales no son específicos en cómo llevarlo a cabo.

Empecemos por lo fundamental:

Sólo cuando un niño es diagnosticado con necesidades educativas especiales puede entonces tener Adaptaciones Curriculares Individuales Significativas = ACI significativas.

Esta herramienta nos permite cambiar lo que se va a enseñar al alumno, pudiendo elegir o priorizar contenidos, ya sea por debajo o por encima del curso escolar, objetivos, competencias, estrategias , estándares de aprendizaje, criterios de evaluación y la metodología.

Las ACI significativas se plantean al principio de curso, principalmente. Se deben elaboran en conjunto por el tutor y el maestro de Educación Especial.

Son individuales, cada alumno tiene la suya propia y reflejan los objetivos que debe conseguir en función de sus capacidades y/o necesidades.

Esto suena un poco abstracto, así que pongamos un caso práctico un poco extremo para facilitar la comprensión sobre el funcionamiento de este recurso:

María es tutora de 2º de Primaria y debe programar al principio de curso los objetivos, contenidos, estándares de aprendizaje y método de evaluación con que va a enseñar ese año a su alumnado, siempre teniendo en cuenta lo que tienen que aprender los niños ese curso según el Ministerio. Los primeros días de clase su principal propósito es conocer a sus alumnos y ver qué necesidades y capacidades tienen para, en función de eso, afinar más la programación..

Sin embargo, María no va a hacer su programación, sino que va a seguir la programación del libro que ha escogido este año de la editorial X. Un libro que han comprado TODOS los alumnos con la misma explicación y actividades para todos. Como reflexión, la editorial crea un libro para un grupo homogéneo de niños, con unas capacidades ordinarias y un nivel de aprendizaje y trabajo medio. ¿Tiene esta editorial en cuenta que la clase de María es muy diversa? Son los niños de un barrio humilde, hijos de padres extranjeros con el español como segundo idioma, de familias desestructuradas y algunos alumnos con diversidad funcional

Ese año María tiene en su clase a Andrés, un niño con dictamen de necesidades educativas especiales. El profesor de educación especial, junto con María, debería hacer una Adaptación Curricular Individual significativa en las asignaturas que lo necesite. Ambos profesores deberían hacer una búsqueda de material y recursos para eliminar las barreras de aprendizaje para así posibilitar que Andrés permanezca en el aula. Sin embargo, probablemente María simplifique esta tarea eligiendo para Andrés un libro de la misma materia pero dos cursos por debajo, lo que implica, metodoloógicamente hablando, que tendrá que sacar a Andrés para trabajar fuera del aula con él, con ese material.

¿Es ese material específico? ¿Es eso individual? ¿Eliminas barreras empleando de nuevo un libro exclusivamente como recurso?

Si nuestra verdadera pretensión como maestros es la inclusión educativa, este procedimiento recién explicado NO es el camino. En este blog explican cómo se pueden hacer las ACIs y cuál es el modelo más inclusivo. TODOS los niños del aula deberían trabajar el mismo temario, con diferentes niveles de profundidad, adaptados, y diferentes caminos de acceso. Si se hicieran las programaciones atendiendo a las necesidades del grupo clase, con diferentes niveles de aprendizaje, se daría respuesta a los alumnos que pueden alcanzar más, a los del grupo intermedio y a los del nivel inferior.

Siguiente paso: si cambian los objetivos para nuestro hijo, también cambiarán las notas y…¡sorpresa!
Cuando nuestro hijo tiene dictamen de necesidades educativas especiales, a lo largo de mi carrera profesional, he visto estos diferentes casos:
a) recibir notas diferentes a su grupo
b) notas iguales y añadido un anexo
c) notas iguales en apariencia, pero con objetivos evaluados diferentes.

La opción a) no me gusta, ya que es señalar al niño con necesidades educativas especiales. La opción b), al dar evaluadas las notas de los iguales, puede tener un impacto negativo en los padres, ya que habrá muchos objetivos que no consiga. Mi opción preferida de estas es la que intenta que las notas sean iguales en apariencia, pero añadiendo los objetivos de la adaptación curricular señalados y algunos objetivos del grupo clase que ha conseguido, están en proceso o que no ha conseguido, pero quizás consiga más adelante durante el curso. ¿De quién depende una u otra opción? Pues del centro, según tengo entendido, o de los maestros.

Como padre o madre de niños con necesidades educativas especiales, ¿entiendes las notas de tus hijos? Si al recibir las notas os resultan confusas o veis que hay objetivos que no os parecen adecuados o necesarios, hablad con el tutor y el PT para que os informen y para clarificar la siguiente evaluación.

Como curiosidad, contaros cómo funciona en Inglaterra. Al principio del trimestre se reúnen los profesionales que trabajan con el niño y los padres, se les presenta el Plan Individual de Trabajo, equivalente a nuestra ACI española, para que todos tengan constancia de lo que se va a trabajar y se firma por las dos partes. Algo impensable aquí…¿Algún padre ha visto las ACI de sus hijos? ¿Ha tenido una reunión a principio de trimestre para ver cómo y qué se trabajará con su hijo?

¿Cómo ha sido vuestra experiencia con las ACI? ¿Conocéis alguna opción más? ¿Qué mejoraríais?

En este post hemos querido explicar qué son las ACI. Como veis es bastante confuso y poco regulado en la práctica. Por favor, si tenéis dudas o comentarios al respecto, poneos en contacto con nosotras. Y si alguien con poder en la educación lee esto…¡qué ayude a los maestros y familias a mejorar este sistema! Entre todos podemos hacer que la inclusión educativa funcione en la práctica.

Facebooktwitterlinkedin

Bienvenidos al Museo Tiflológico y a la Fundación San Juan de Dios-2ª entrada Mammaproof

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aqui os dejamos el enlace a nuestro artículo de ocio inclusivo navideño, 2ª colaboración con Mammaproof. Proponemos 2 planes: Visita al Mueseo Tiflológico, de la ONCE y la Exhibición de Belenes del Mundo y Mercadillo solidario de la Fundación San Juan de Dios. Estos últimos suelen montar todos los años una maqueta enorme con trenes en movimiento que es la atracción estrella de la Fundación; pero este año el edificio está en obras y no han podido hacer el traslado…bueno, ¡nos quedaremos con las ganas hasta el año que viene!

Un abrazo y ¡Felices Fiestas!

Facebooktwitterlinkedin

Tengo derecho a cuidar a mi hijo, según el Real Decreto 1148/2011

Hoy quiero hablaros como madre de un niño con diversidad funcional. Me gustaría contaros mi experiencia personal con un recurso muy valioso, pero poco conocido. Es el Real Decreto 1148/2011, de 29 de julio, para la aplicación y desarrollo, en el sistema de la Seguridad Social, de la prestación económica por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave.

En el link al Real Decreto encontraréis toda la información, requisitos, operativa relacionada, etc. Pero, básicamente, a través de esta regulación podéis conseguir una prestación económica para cuidar a vuestro hijo si cumplís los siguientes requisitos:

  • Vuestro hijo/a tiene una enfermedad grave, de las que se especifican en el Anexo
  • Tanto tu pareja como tú estáis dados de alta en la Seguridad Social, a tiempo completo o parcial a más del 25%, y podéis acreditar unos periodos mínimos de cotización.
  • Uno de los dos progenitores pide una reducción de jornada de más de 50%. De esta forma, la prestación cubre el equivalente al salario no trabajado con tu reducción de jornada, ya que se entiende que en ese tiempo estás cuidando a tu hijo y que, por eso, no puedes trabajar al 100%. Es decir, vas a seguir cobrando el mismo salario, a pesar de tener una reducción de jornada, siempre y cuando cumplas los requisitos arriba mencionados y te concedan la prestación. La diferencia radica en los pagadores: tu empresa continuará pagándote el salario que te corresponde por el tiempo que trabajas y el resto, hasta el 100%, lo cubre la Seguridad social, ya sea directamente o a través de diversas mutuas de trabajo (según quién sea tu pagador). Por supuesto, hay que justificar periódicamente la necesidad de cuidado, a través de declaraciones médicas bimestrales (cada 2 meses) del Servicio público de Salud.

El objetivo de esta entrada, sin embargo, no es meterse en detalles legislativos ni burocráticos (para más información práctica, podéis consultar aquí), sino contaros mi experiencia, por si os sirve de utilidad

Mi hijo, Olmo, tenía 4 meses y había ciertos motivos de sospecha de que algo no iba bien: la pediatra detectó un perímetro cefálico muy pequeño, mi padre (cirujano digestivo) insistió en que eso había que revisarlo, y yo noté que mi bebé no movía las manos como los otros bebés.  Así que, desde el área de Neurología del Niño Jesús, nos mandaron a hacer una resonancia magnética de la cabeza de mi hijo. Para hacerle la resonancia le tenían que dormir, es decir, pinchar y sedar. Recuerdo que estuve a punto de negarme a hacérsela; me parecía que podía evitar el sufrimiento de mi hijo por la aguja, y el posible riesgo que siempre conlleva una sedación…y es que no sabía a lo que me enfrentaba…el resultado de la resonancia fue un diagnóstico radiológico demoledor: tiene una lesión cerebral y una microcefalia asociada.
 
En ese momento se paró el tiempo y yo sentía como si no oyera lo que me decían. La neuróloga hablaba, mi padre la miraba, y yo no entendía nada…mi hijo, el bebé más sonriente y simpático que había visto nunca… ¿con una lesión cerebral?.
 
Os cuento esto para intentar transmitir el estado de shock profundo en el que me encontraba. La neuróloga nos dio tiempo para encajarlo y respondió a mis preguntas, casi siempre con un “no se sabe”. ¿Mi hijo podrá andar? No se sabe. ¿Mi hijo podrá hablar? No se sabe. ¿Mi hijo sabrá quién es su madre? No se sabe…
 
Yo era incapaz de asimilar lo que me decía. De hecho, en esas primeras semanas fuimos repetidas veces a verla, con infinidad de dudas, que en general recibían un “No se sabe” por respuesta. Según ella, y tenía toda la razón, lo importante era el ahora y, eso sí, ponernos a trabajar con Olmo cuanto antes. Había que hacer muchísimas pruebas e ir a otras muchas consultas: rehabilitación, fisioterapia, estimulación cognitiva, electroencefalogramas, potenciales auditivos y visuales, psiquiatría y un largo etcétera.
 
En aquel momento me quedaban unas cuantas semanas para reincorporarme al trabajo, después de mi baja maternal. Pero esto iba a ser para largo, iba a ser, de hecho, para toda la vida. ¿Cómo iba a poder compatibilizar mi trabajo con toda esa batería de pruebas y tratamientos? Me parecía imposible. Además, mi marido acababa de empezar a trabajar como autónomo y era absolutamente inviable que él dejara su trabajo. Lo primero que pensé fue: “lo dejo yo. Dejo mi trabajo”. En ese momento lo único que quería era estar con mi hijo, tener tiempo para abrazarle y cuidarle y quererle…incluso el tiempo que nos quedaba por pasar juntos era una incógnita desgarradora.
 
Mientras la neuróloga rellenaba los documentos interconsulta, nos recomendó: “en algún momento, pasaros por la Unidad de Trabajo Social, que allí os pueden informar sobre recursos que debéis de solicitar”. Después de todos los trámites que hubo que hacer en el hospital, fuimos a hablar con la trabajadora social. Yo seguía dentro de mi pesadilla, en la que la gente me hablaba y yo no comprendía; me hablaba de “discapacidad”, de “ayudas fiscales”, de “movilidad reducida”, yo pensaba que todo aquello no iba conmigo. Mi cuerpo estaba en aquel cuartito minúsculo lleno de papeles, pero mi mente estaba en otro sitio…Estaba muerta de miedo, miedo a sufrir, pero, sobre todo, tenía un miedo aterrador a ver sufrir a mi hijo, pensaba que no lo podría soportar.
 
Entonces nos habló de una posibilidad para poder cuidarlo: el Real Decreto 1148/2011. Parecía que podíamos cumplir los requisitos para que nos concedieran la prestación. Ella, que conocía muy bien la situación en la que nos encontrábamos, nos dio los papeles, nos recomendó que los leyéramos tranquilamente en casa y que comenzáramos cuanto antes los trámites, siempre ofreciéndose a ayudarnos en cualquier momento.
 
Mis jefes no me habían llamado desde que me di de baja en la semana 35 de embarazo porque el bebé no cogía peso –porque yo trabajaba demasiado. Así que, después de un email resumen, quedé con ellos para explicarles la situación y el encuentro resultó muy difícil. Me pusieron muchos problemas para todo, se negaban a aceptar mi situación y no querían darme la reducción de jornada. A partir de aquel día no respondieron a mis llamadas y solo me contactaron por burofax. Ahí fue cuando tuve que contratar a un abogado que hablara con ellos los temas legales. Tuvieron que acabar aceptándolo: desde entonces tengo una reducción de jornada del 99,9% y he podido acompañar a mi hijo en todo momento. 
 
 
Os recomendamos que os informéis en la Unidad de Trabajo Social de vuestro Hospital de referencia y, si necesitáis apoyo legal, contactéis con un abogado. Os animamos a seguir luchando por vuestro derecho a cuidar a vuestro hijo, aunque la primera respuesta sea negativa. Además, es importante hablar de este recurso, el Real Decreto 1148/2011, para que llegue a todas las familias que lo puedan necesitar, para que sea algo conocido y reconocido.
 
 
 
 
 
Facebooktwitterlinkedin

¿Cómo trabajar la psicomotricidad fina de manera fácil y divertida?

Cuando nos convertimos en padres, empezamos a escuchar muchas palabras nuevas y cuando nuestro hijo empieza la guardería y luego la etapa infantil en el colegio descubrimos el mundo de lo que “debe” trabajar y conseguir.

Uno de los principales objetivos de los niños pequeños es desarrollar la psicomotricidad, que es la relación cuerpo-mente.
La psicomotricidad gruesa es a grandes rasgos saltar, correr, arrastrarse…
La psicomotricidad fina son las actividades de coordinación, precisión, fuerza… que se realizan con las manos.

En los colegios la psicomotricidad fina se trabaja mucho porque es un requisito fundamental para adquirir la escritura, pero vamos a ir más allá. ¿Cómo nos ponemos los calcetines? ¿Cómo nos limpiamos los mocos? ¿Cómo cogemos la cuchara?

Necesitamos precisión, fuerza y coordinación en nuestras manos para ser autónomos

Por eso, vamos a proponer actividades que podéis hacer en casa, ¡como yo! Y como decía Blanca, tienen que ser juegos que podamos incluir en nuestras tardes en casa de manera natural. En este caso, además, con precios y recursos asequibles.

Como cada niño es diferente, vosotros tenéis que juzgar qué actividades son apropiadas para vuestro hijo y la dificultad que podéis poner. No todas las actividades que proponemos son apropiadas para todos los chicos.

Otro consejo es que intentéis dar sentido al juego con una historia o con un fin. Por ejemplo: queremos que nuestro hijo haga bolitas de plastilina. Si le ponemos a hacer bolitas por el hecho solo de hacerlas será un aburrimiento.
Pero si le decimos: es comida para Osito (su peluche favorito) y luego jugamos a darle de comer, seguro que le motiva. ¡Hay miles de historias y opciones que le gustarán a tu hijo!

¡Importantísimo! Vosotros sois los modelos, haced con ellos las actividades para que vean la manera correcta. Pero también, equivocaros y hacedlo regular. Verbalizad: “me he equivocado, tengo que hacerlo otra vez, no pasa nada” o “tengo que intentarlo otra vez para mejorar” …incluso preguntadle, ¿cómo lo he hecho? Ellos también tienen que ser críticos y valorar.

Por último, no sois expertos, la imaginación es limitada y más cuando estamos cansados del trabajo, niños, casa…usad internet, hay miles de ideas y recursos. Pero sed críticos con lo que leéis, pensad en las capacidades de vuestro hijo y tened expectativas realistas.

¡MANOS A LA OBRA!

POMPONES EN LA BOTELLA

Compramos pompones (cuanto más pequeños los elijamos más difícil)  y guardamos una botella de agua vacía.

Empezamos con la mano dominante (la que usa para comer, coger cosas…) Que coja sólo un pompón cada vez, con el pulgar y el índice, y meta el pompón en la botella. También lo hacéis vosotros para hacer de modelo.

Luego se debe hacer con la mano que no es dominante.

Para complicarlo más, en vez de usar las manos, se usan pinzas. Las de la foto son de Ikea. Es mejor empezar por pinzas cortas, son más fáciles de trabajar porque es más sencillo hacer fuerza.

Al principio le podemos dejar al niño usar dos manos, cuando vaya mejorando se le retará a hacerlo con una mano.

Para niños más mayores otra idea es usar palillos chino, de niños o de adultos, ¡incluso a mí me resulta muy complicado! ¡a ver si lo consiguen!

Otra variante, idea de mi hija, es meter los pompones con cuchara en la botella. Vosotros decidís cuántos pompones debe o puede meter

 

 

PINCHITOS

 

Este juego es un clásico que se puede comprar en muchas tiendas y en diferentes tamaños. El tamaño que tenéis que comprar depende de la edad/destreza de vuestro hijo.

Se empieza con los pinchos de superficie grande para agarrar y agujeros grandes para meter.El siguiente nivel son pinchos más pequeños y plantilla con agujeros más pequeños.

Los dos juegos de las fotos los compramos en Dideco. A parte de usarlo con el fin de trabajar la psicomotricidad fina, podéis usarlo para trabajar reconocimiento de colores: “ahora vamos a poner solo los amarillos”. Atención: “vamos a copiar este modelo”. Lógica-matemática haciendo seriaciones: “rojo-verde, rojo-verde, rojo…y ¿ahora cuál viene?

BOLITAS DE PAPEL

Esta opción que se propone en la foto es con papel seda, el papel suave y finito de colores. Lo podéis comprar, pero yo también aprovecho el papel que viene en algunas cajas de zapatos para protegerlos o los papeles que a veces ponen en algunas bolsas de regalo de adorno.

 

Hacer bolitas de papel puede ser muy aburrido y difícil, así que propongamos un “juego”. En mi caso a mi hija le gustan las flores, así que por eso las pegamos para decorar la flor. ¡Preguntad a vuestro peque a ver qué quiere!
Luego podéis poner el trabajo en la nevera o que se lo enseñe a alguien de su familia. Podemos hacer el “trabajo” para regalárselo a alguien. La motivación extrínseca es una herramienta como la motivación intrínseca.

PLASTILINA

Un clásico que siempre hay que tener en casa con niños. Para hacer bolitas y que sean comidas para las muñecas y peluches.
Hacer pelotas para jugar al fútbol con los dedos como las chapas y gritar ¡GOOOOOL!
Hacer bolitas y luego aplastarlas con el puño para hacer pizzas para toda la familia.
Churritos para hacer caracoles. O aplastarlos con diferentes dedos y hacer fuerza con cada uno de ellos.

GOMAS   

Colocar gomas alrededor de una botella es una manera de trabajar la psicomotricidad fina. Si las colocas por la boca es más sencillo. Para hacerlo más difícil que las coloque por la parte de abajo, ya que tiene que hacer más fuerza para abrir la goma.

JUEGO DE MESA

Estos juegos los recomendamos porque hemos jugado con ellos en casa o en terapia y sabemos que son buenos para trabajar la psicomotricidad fina y, además, son muy divertidos. 

A parte, con estos juegos se trabaja el control motor, la espera de turnos, los colores y el conteo. 

Para pequeños. ¡A pescar! ¿Quién cogerá más peces sin pescar la bota? o ¿Cogemos solo los verdes?
En un espacio reducido o un espacio grande, según la dificultad.

Tiemblanada, ¿según el dado, qué color tenemos que coger sin que se caiga todo?Y para más mayores: MIKADO. ¿Quién tendrá más puntos al coger los palitos sin mover otros?  

 

Esperamos que os hayan gustado las sugerencias. Si tenéis que trabajar la psicomotricidad de vuestro hijo hacedlo de la manera más divertida posible, un ratín al día. Que no sea una carga sino una oportunidad de pasar tiempo con ellos, jugando con un objetivo detrás.

Si tenéis ideas que queráis compartir con nosotras y otras familias, ¡dejad comentarios!

Facebooktwitterlinkedin