Reflexiones sobre la Ley Celaá y la Educación Especial

El Proyecto de la nueva Ley de Educación, con el acrónimo de LOMLOE (Ley Orgánica de modificación de la LOE) y conocida popularmente como Ley Celaá, se aprobó en el Congreso de los diputados el 15 de febrero de 2019. En abril de este año se ha reactivado la tramitación parlamentaria de la Ley, que consiste en seguir los pasos establecidos en el Procedimiento legislativo ordinario, con la pretensión última de su aprobación y publicación.

Habría que remarcar que se trata de una Ley Orgánica, que requiere mayoría absoluta para su aprobación (voto favorable de más de la mitad de los miembros del órgano correspondiente), lo cual no parece fácil en el momento político actual.

En este artículo queremos reflexionar sobre esta Ley, como personas directamente implicadas con la diversidad funcional infantil, personal y profesionalmente.

¿Por qué? Porque esta ley propone un cambio radical, aunque progresivo, sobre la inclusión real de niñas y niños con diversidad funcional o discapacidad (ver artículo “Lenguaje y discapacidad…digo, diversidad funcional”) en centros escolares ordinarios.

Una de las cuestiones más controvertidas, además de otras que no trataremos aquí, es la Disposición final cuarta del Proyecto de Ley, sobre la “Evolución de la escolarización del alumnado con necesidades educativas especiales”, que dice:

“Las Administraciones educativas velarán para que las decisiones de escolarización garanticen la respuesta más adecuada a las necesidades específicas de cada alumno o alumna, de acuerdo con el procedimiento que se recoge en el artículo 74 de esta ley.

El Gobierno, en colaboración con las Administraciones educativas, desarrollará un plan para que, en el plazo de diez años, de acuerdo con el artículo 24.2.e) de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad de Naciones Unidas y en cumplimiento del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad.

Las Administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos y alumnas que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios”.

Si os interesa profundizar, os animamos a revisar el “Impacto en materia de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad” del Proyecto de Ley en su “Memoria de análisis de impacto normativo”, ver página 132 en adelante.

Ante la lectura de algo tan importante y tan delicado, la mayoría de los medios, asociaciones de madres y padres, colegios, etc. se han posicionado en dos bandos diferenciados y, al parecer, irreconciliables.

Por un lado, las personas que identifican la inclusión con una sociedad en definitiva más justa y diversa y, por el otro, las personas que leen entre líneas que el alumnado con necesidades educativas especiales (ACNEE) no va a ser atendido como requiere y que no existirá ya un plan B, debido al cierre de facto de los colegios de educación especial. Estos últimos consideran a los primeros como los “ignorantes-del-buenismo-idealista” mientras que los primeros tratan a éstos como los “virgencita-que-me-quede-como-estoy”.

Como madre de un niño con diversidad funcional, con una experiencia negativa en un colegio concertado de integración que nos llevó a tener que escolarizarlo en un colegio público de educación especial, me resisto a unirme a cualquiera de los dos bandos.

Considero que sólo a través de una nueva ley de educación, como podría ser ésta, podremos avanzar como sociedad en la inclusión de las personas con diversidad funcional. Sin embargo, su consecución me llena de escepticismo y miedo.

En mi experiencia personal en Madrid, el cambio de modalidad de escolarización de ordinaria a especial se toma, muchas veces, por falta de recursos en los colegios ordinarios (principalmente, falta de personal especializado y formado para tratar a nuestr@s hij@s) y no porque sea la solución más adecuada a sus necesidades. ¿Somos conscientes de la cantidad ingente de dinero y medios -y tiempo de transición- que se tienen que destinar para que esto funcione?

Lo primero que me viene a la cabeza son las ratios de la escolarización ordinaria… ¡Es imposible atender a los alumnos de forma individualizada con 25-30 alumnos por clase! Si se pretende bajar la ratio se necesitan más profesores y más instalaciones. O mayor flexibilidad horaria, lo cual no parece muy factible con la conciliación familiar, como se está viendo ante las propuestas de inicio de curso el septiembre próximo con el COVID-19. ¿Cómo se plantea todo esto?

Además, no es solo el número de profesores, sino su formación y su implicación en la inclusión, ¿cuántos años de trabajo y recursos asignados se necesitan para tener a punto al profesorado? Y no se trata solo de los tutores, PT, AL (que, a día de hoy, o brillan por su ausencia o se cuentan con los dedos de una mano), sino también de otros profesionales, que son imprescindibles para el desarrollo y bienestar de gran parte del ACNEE: logopedas, fisioterapeutas, servicio médico.

¿Y qué hay de las instalaciones y los materiales adaptados? Gimnasios, circuitos, salas sensoriales, además de las adaptaciones curriculares de los materiales didácticos…

Yo, como madre, confiaría más en el proyecto de ley si en algún sitio se reconocieran estas cuestiones y se hablara de ellas.

Por lo demás, en cuanto al contexto político, ¿qué pasará cuando cambie el gobierno? ¿Se volverá al modelo inicial –la mayoría de los ACNEE otra vez a los coles de educación especial- como viene haciéndose desde hace décadas, con cada cambio de gobierno? Tendría que haber un consenso y, para eso, es necesaria una hoja de ruta clara y transparente para la ciudadanía, con un presupuesto asignado y un tiempo de transición en fases, empezando por el alumnado de menor edad (de lo contrario, la inclusión es, desde mi punto de vista, imposible). Y, para encarar esta transición, ¿por qué no empezar fomentando la modalidad de escolarización combinada, que tan poco se lleva en práctica en la actualidad pero que puede dar muy buenos resultados?

Y no olvidemos las competencias de las Administraciones autonómicas, ¿Cómo afecta esta Ley a ese reparto de competencias? Y, en relación a esto, ¿se primarán los recursos para los colegios públicos o para los concertados? En la Comunidad de Madrid dudo que la respuesta sea fomentar lo público.

Teniendo todo esto en cuenta, así como lo demás que podáis leer o escuchar, a modo de conclusión, me gustaría promover el acercamiento de posturas. Los progenitores y profesionales de la diversidad funcional necesitamos más información clara, en la que se especifiquen los recursos asignados y el plan de trabajo a seguir de aquí a diez años. De no ser así, el miedo va a seguir dictando nuestros movimientos que, además, se exacerbará por las organizaciones y partidos políticos que lo usan para sus propios fines. Pero el miedo es sólo un lastre para el cambio. Y la confianza y la esperanza de evolucionar a una sociedad mejor, una sociedad inclusiva, debe ser el principal motor de cambio.

Facebooktwitterlinkedin

¡Creo absolutamente en la educación combinada!

Dentro de nuestros contenidos hemos hablado de la educación combinada desde una perspectiva legal y teórica pero, poco a poco, nuestra página se convierte en comunidad y tenemos la suerte de que una madre ha querido contarnos su experiencia y la de su hijo en este tipo de escolarización.

Ella es maestra de profesión aunque ahora se dedica al cuidado de su hijo. Además de opinar y de mostrarnos las luces y sombras de este proceso, deja claro todo lo que nos queda por mejorar para dar respuesta a la educación de los alumnos con diversidad funcional.

1. ¿Por qué y cómo llegaste a la página Juntando Recursos?

Llegué a la página en busca de información sobre educación combinada. Hay pocos artículos al respecto. La falta de información con respecto a esta modalidad es evidente.

2. ¿Cuál es tu relación con la diversidad funcional?

Mi hijo y durante estos años no he dejado de formarme. Además, escuchar a otros padres que viven experiencias similares a las tuyas, ayuda a encontrar herramientas para mejorar la calidad de vida de nuestros hijos. Es difícil empatizar sino conoces la realidad en primera persona.

3.¿Nos cuentas cómo ha sido el proceso educativo de tu hijo?
neon signage
Desde muy pequeño mi hijo ha recibido muchísima estimulación tanto fuera como dentro de casa. Desde muy pequeño nos dimos cuenta de que su nivel cognitivo era muy superior al motor pero la falta de comunicación dificultaba mucho su evaluación. Estuvo en escuela infantil los primeros años, después para poder optar a la educación combinada nos comentaron que debíamos matricularle en algún centro educativo especial (fue muy sencillo, ya que cambiar de escuela ordinaria a especial todo son facilidades) tras un año en el especial y dado que en su informe del equipo de escolarización se había considerado que la mejor opción para él era la educación combinada, empezamos los trámites para ello. A los 4 años comenzó educación combinada. Acudía tres días a su colegio especial y dos al ordinario.

4.¿Quién sugirió o cómo conseguiste la escolarización de tipo combinada?

Como he comentado en el punto anterior, fue el equipo de escolarización que, tras valorar su situación, recomendó que la mejor opción para él era la educación combinada pero para ello, debíamos encontrar un centro especial que hiciera este tipo de modalidad y un centro ordinario que lo acogiese.

5. ¿Qué ventajas encuentras en la escolaridad combinada? ¿Qué mejorarías?

La educación combinada, es una modalidad educativa, destinada a un alumnado con unas características muy especiales. Alumnos, en su mayoría escolarizados en centros de educación especial, pero que precisan, dadas sus condiciones especiales, estar unas horas o incluso días en colegios ordinarios/integración.

Para que esta modalidad sea posible, en la mayoría de los casos, es necesario el compromiso de dos centros (especial y ordinario/integración) para cubrir todas las necesidades del alumno, sin que ello suponga para el colegio de acogida (el ordinario) un incremento de las ayudas o apoyos, por parte de la administración educativa, teniendo que asumir ese compromiso, con los recursos existentes en el centro (en nuestro caso solo hemos recibido ayuda de soporte material, es decir silla y mesa adaptada por parte de motóricos pero ningún tipo de ayuda personal).

Los colegios especiales que crean necesario que alguno de sus alumnos realice educación combinada, después de formalizar todas las gestiones oportunas a través del equipo de escolarización, necesitarán encontrar algún colegio ordinario/integración “VALIENTE” que quiera acoger a estos alumnos especiales, la mayoría con discapacidad, sin recibir ninguna ayuda o personal de apoyo para cubrir sus necesidades.

Es evidente que, si no se apoya a los centros de “acogida o inclusión”, dando los recursos necesarios para estos alumnos (como se hace con el resto de alumnado de NEE), éstos desestimen o rehuyan de este tipo de modalidad educativa y no quieran acoger en sus centros a este tipo de alumnado de Educación Combinada. Esta modalidad, en vez de ser una herramienta para la inclusión, acaba siendo, para los centros educativos, un problema por falta de recursos.

En la Comunidad de Madrid apenas hay centros ordinarios que quieran y acepten este tipo de alumnos por las razones anteriormente expuestas y los que los aceptan, lo hacen por la apuesta, el compromiso y el convencimiento por parte del equipo directivo, del derecho de todos los niños, sin diferenciar modalidad, a la inclusión e igualdad de oportunidades. Pero para llevarlo a cabo, es imprescindible la necesidad de encontrar la ayuda necesaria. En la actualidad, dicha ayuda aparece en la inmensa mayoría, de personas que se ofrecen de manera desinteresada (voluntarios, familiares, amigos…), para cubrir y garantizar, al igual que se cubren las necesidades del resto de alumnado de NEE de cualquier centro escolar.

Por otro lado, es necesario indicar que ningún alumno con NEE, ya sea en centro especial u ordinario, puede estar en un centro sin ayudas o apoyos necesarios y, por lo tanto, no facilitar estas ayudas a estos alumnos por ser de modalidad combinada, según mi opinión, es discriminatorio y no facilita absolutamente nada la inclusión en la escuela ordinaria.

Esta es la realidad que vivimos las familias con hijos en modalidad de educación combinada y que consentimos por miedo a que se les cancelen o suspenda el continuar en esta modalidad ya que, a pesar de las dificultades, supone para ellos un grandísimo beneficio tanto personal como educativo y además, porque apostamos, junto con los centros a los que acuden nuestros hijos, por la INCLUSIÓN de estos alumnos especiales en la escuela ordinaria.

pexels-photo-233223

Sabemos por otros padres que, si se solicita este personal de apoyo, no sólo se les deniega sino que incluso se llega a suspender esta modalidad. Alegando que si estos alumnos especiales necesitan recursos o apoyo personal ¡es porque están muy afectados! Aunque puedan estar mejor que sus compañeros, no dejan de ser niños especiales. ¡Si no estuvieran afectados, estarían en colegios ordinarios!

Creo que desconocen qué tipo de alumnado hay en un centro especial y también, que ha sido un equipo de escolarización quien ha valorado su situación y ha recomendado esta modalidad. Y aún así, insisto, hay niños en la escuela ordinaria de NEE y que reciben los apoyos necesarios, ¿por qué estos alumnos no? Y dejan toda la responsabilidad a los colegios ordinarios. Por lo tanto, lo único que queremos para nuestros hijos es el derecho a recibir el mismo trato que cualquier otro alumno de NEE, escolarizado en cualquier centro de la Comunidad de Madrid.

No creemos que el pertenecer a una determinada modalidad educativa deba suponer un trato discriminatorio por parte de la administración, al derecho de toda persona a recibir una educación de calidad y no depender de la caridad o de la buena fe, del voluntariado, familiares, etc. Esta situación no facilita la inclusión sino todo lo contrario, ya que no se les facilita a los centros las ayudas necesarias para cubrir sus necesidades e impiden que alumnos con NEE y discapacidad en modalidad de educación combinada puedan acudir a centros ordinarios a realizar estudios como cualquier otro alumno.

Sabemos por otras familias que en otras Comunidades Autónomas, si se aportan los recursos necesarios a ambos centros, esta modalidad educativa se pueda realizar con todas las garantías y condiciones óptimas. Favoreciendo así, la INCLUSIÓN de alumnos “especiales” en centros ordinarios, ya que se sienten respaldados y se les garantiza, como al resto del alumnado, el recibir los recursos necesarios.

Vivimos en una Comunidad Autónoma tolerante, moderna que mira al futuro pensando en mejorar la vida de todos sus ciudadanos. La INCLUSIÓN EDUCATIVA de las personas con cualquier tipo de discapacidad es una asignatura difícil pero posible, si se toman las medidas necesarias. Sin recursos es imposible la INCLUSIÓN y estos recursos no pueden depender de la buena voluntad de las personas a través del voluntariado, las familias o lanzar toda la responsabilidad a los centros “acogida” que sólo disponen de recursos básicos para cubrir las necesidades de sus alumnos.

6. Basado en tu experiencia y como hay muchas dudas con las dificultades, logística… ¿qué consejos les darías a las madres/padres en relación con la modalidad de educación combinada?

Que luchen… actualmente la situación es complicada, más cuando es muy difícil encontrar centros ordinarios que quieran admitir estos alumnos sin recibir los recursos necesarios. Se les van a cerrar muchas puertas pero si nos unimos y exponemos nuestra situación, estoy segura que lo conseguiremos.

¡¡Creo absolutamente en la educación combinada!!

Todos los padres tienen derecho a elegir qué tipo de educación quieren para sus hijos, ya sea especial u ordinaria, pero esto no es posible si no se dota a los centros ordinarios de los recursos necesarios. Se habla mucho del cierre de colegios especiales, de inclusión y quizás lo que hay que buscar es este tipo de opciones donde haya alumnos especiales que requieren recursos especiales en centros especiales pero, a su vez, necesitan, durante algunos momentos, estar con alumnos de escuela ordinaria para mejorar en distintas áreas, ya sea social, educativa…etc.

Si queremos inclusión, debemos hacerlo con responsabilidad y calidad y esto sólo es posible cubriendo las necesidades de estos alumnos dentro de la escuela ordinaria, al igual que se hace con el resto de alumnado de NEE. Repito, ¡sin recursos es imposible la INCLUSIÓN!

7. Hablando de recursos para la diversidad funcional, ¿cuál crees que es la mayor dificultad con la que se encuentran las familias con hijos con alguna diversidad funcional?

Como he comentado en el anterior punto, la dificultad es la falta de recursos. Hay muchos alumnos en centros especiales esperando colegios ordinarios para poder comenzar educación combinada.

Facebooktwitterlinkedin

5ª colaboración con Mammaproof: Música para el mundo mudo de Charlie Chaplin

Foto Chaplin

Aquí os dejamos el enlace de la reseña que hemos escrito en mammaproof Madrid, sobre este maravilloso espectáculo Música para el mundo mudo de Charlie Chaplin, de la Asociación plataforma Redomi. Y si os interesa saber más sobre programas músicosociales en Madrid, no dejéis de visitar DaLaNota, otro de los proyectos de la misma asociación.

 Facebooktwitterlinkedin

Nos Incluyen en la Guía de Recursos de Infancia y Adolescencia del Distrito de Salamanca

El Distrito de Salamanca de Madrid ha publicado en enero de 2020, recién salida del horno, una SÚPER ÚTIL Guia de Recursos de Infancia y Adolescencia y…¡nos han incluído!. Nos encontráis en la última página del enlace.

Estamos muy orgullosas y felices de aportar nuestro granito de arena para conseguir una sociedad más inclusiva e informada, empezando por lo más cercano, nuestro barrio (la Guindalera) y nuestro distrito.

La Guía agrupa los recursos por categorías: Educación, Participación, Cultura y tiempo libre, Familia, Salud, Protección y Entidades sociales.

Recomendamos que os la descarguéis (en el enlace de arriba) y la tengáis en cuenta, para lo que vosotr@s o vuestr@s vecin@s podáis necesitar.

Facebooktwitterlinkedin

Volvemos con…Salamanca Arranca 2019!

Os invitamos a venir a conocernos en persona, en la Feria de Recursos para la Infancia y la Adolescencia, del Distrito de Salamanca, edición 2019: Salamanca Arranca II.

cartel salamanca arranca

Dónde: Parque de Eva Perón

Cuándo: Viernes 27 septiembre 2019, de 17-21h

Organiza el Ayuntamiento; Habrá stands con entidades públicas (como Centros de Salud, Bibliotecas, Centros de Atención a las Familias, servicios sociales..) y otras entidades de iniciativa privada (como la Asociación»síndrome de Duchenne», la Asociación «Ni un niño sin sonrisa» o nosotras, con «Juntando Recursos»).

Además de los stands, habrá muchas actividades para niños (taller de marionetas, cuentacuentos, etc) y adolescentes (concierto de música, scape-room…).

Asi que pasaros a disfrutar de una tarde divertida y muy útil. Entre todos daremos a conocer los recursos gratuitos que ofrece nuestro distrito.

Un abrazo, María y Blanca

cartel salamanca arranca2Facebooktwitterlinkedin

Centros Educativo-Terapéuticos de Madrid: Entrevista a Paco Crespo

Hablar de trastorno mental es un tabú en nuestra sociedad y más si hablamos de niños. Cuando hablamos de inclusión siempre pensamos en diversidad funcional, pero dentro de esta diversidad nunca pensamos en salud mental ¡y también existe! ¡Y diversidad funcional asociada a trastorno mental!

Por eso, queremos dar luz y voz a unos Centros de la Comunidad de Madrid que dan respuesta educativa a alumnos con trastorno de salud mental: los Centros Educativo-Terapéuticos. En este enlace podéis encontrar mucha más información sobre su funcionamiento, objetivos y composición.

Tenemos la suerte de haber entrevistado a Paco Crespo, que es coordinador de los profesores que dan clase en uno de estos centros y esto es lo que nos ha contado:

 

¿Cómo se llama el lugar en el que trabajas?

Centro Educativo Terapéutico-Hospital de Día Vallecas

 

¿A qué tipo de alumnado dais respuesta educativa?

Alumnado con Trastorno Mental Grave

 

¿Qué edades tienen?

Entre 12 y 18 años

 

¿Qué posición desempeñas en el centro?

Coordino al equipo de profesores/as que imparten clase en el dispositivo.

 

¿Cuántos años llevas trabajando ahí?

7 años

 

¿Tras qué proceso llegan los niños a tu centro?

Llegan derivados desde Salud Mental. Esto es una condición indispensable, tiene que derivar siempre un psiquiatra, tanto del Centro de Salud Mental de la zona en la que viva el menor como de alguna planta de agudos de alguno de los hospitales de la Comunidad de Madrid.

 

¿Qué tipo de profesionales trabajan en tu Centro?

Trabajamos dos equipos, el equipo clínico y el equipo educativo. El equipo clínico está compuesto por 2 psiquiatras, 2 psicólogas, un enfermero y una enfermera, 1 terapeuta ocupacional, 1 educadora y personal administrativo. El equipo educativo está compuesto por dos profesores de ámbito científico, 2 del ámbito socio-lingüístico, un Profesor Técnico de Servicios a la Comunidad y un coordinador.

 

¿Se podría considerar un centro inclusivo?

No, no lo es y tampoco tiene esa pretensión. Se trata de un recurso hospitalario para alumnado que, por situación de gravedad, no puede estar en un instituto ordinario y en ese momento necesita una intervención clínica intensiva. Dentro del trastorno mental, estarían en situación de gravedad y por eso tienen que estar hospitalizados. El tiempo que pasan en el hospital es un paréntesis en su recorrido académico que intentamos solventar de la mejor manera posible, pero el objetivo es que una vez estabilizados puedan volver a su instituto de referencia para continuar con su vida como cualquier estudiante.

 

¿Cuál es vuestra postura sobre la Inclusión?

Mi postura personal es que el modelo inclusivo es el único modelo que permitiría trabajar con cualquier alumno/a, tenga la diferencia que tenga, sin fijarnos en sus diferencias y trabajando desde sus potencialidades con el contexto. Dentro de esas diferencias nos encontraríamos con el alumnado con trastorno mental grave, por lo que el modelo inclusivo sería un modelo educativo que les permitiría desarrollarse como estudiantes y como personas de manera satisfactoria. Lamentablemente no es eso lo que se encuentran en sus IES y lejos de sentirse reconocidos e incluidos, en muchas ocasiones se sienten rechazados.

Como modelo educativo sería el ideal, como realidad educativa aún estamos muy lejos de poder implementar un modelo de educación inclusiva. Eso implicaría cambiar el paradigma educativo y el contexto socio-político no parece ser el más propicio para algo así.

 

¿Hay más centros como el tuyo en la Comunidad de Madrid?

Sí, hay 5 en todo la Comunidad de Madrid y 1 de media estancia en el que permanecen internos todo el día. Este recurso está pensado para alumnado con trastorno mental grave que se encuentra en situación de especial gravedad.

 

¿Por qué es tan importante que sea conocido este recurso de la Comunidad de Madrid?

Porque da respuesta a una realidad que está en todos los centros educativos y no todo el mundo conoce. Ni la especificidad de un alumno/a con trastorno mental grave ni la del recurso especializado que atiende a esta población.

 

CET2.jpg

Si no conocías este recurso esperamos que te haya servido de ayuda, si lo conoces y/o tienes experiencia, por favor compártela en comentarios y si tenéis alguna duda escríbenos.

 

 

 

 Facebooktwitterlinkedin

Cuando no solo educan los padres…

coeducacionLa educación de los niños es muy compleja y cuando somos padres decidimos nuestro modo de educar. Tomamos decisiones sobre qué priorizar, qué valores les queremos trasmitir, cómo queremos que se comporten…

Por poner un ejemplo. Habrá padres que a la hora de la comida no les importará que su hijo no se acabe lo que hay en el plato y les dejarán elegir otra opción diferente a los demás porque para ellos lo importante es que su hijo coma.

Otra familia decidirá que su hijo se comerá lo que hay en el plato y sino se lo come no hay otra opción.

Ahora estoy convencida de que todos nos hemos posicionado en una de las opciones. La gran mayoría en teoría elegirá la segunda, en la práctica quizás menos.

Pero si os digo que en el primer caso el niño tiene un problema de estómago, de aversión a la comida y está teniendo problemas de crecimiento, ¿cuál elegís para este caso?

En general todos cuestionamos las decisiones educacionales de los demás y cuantas más personas se involucran en la educación de tus hijos más posibilidades hay de no ponerse de acuerdo.

Una de las normas fundamentales para que la educación funcione es la coherencia entre los padres para establecer rutinas y normas.

Por eso cuando llegan abuelos, tíos, amigos… para ayudarnos a educar entramos en conflicto porque empiezan: «no pasa nada por una chuchería» «déjales ver los dibujos, por un ratito…»

Cuando unos padres necesitan que cuiden de su hijo un día de colegio porque está enfermo, unas horas para hacer unas gestiones o para tener de ocio suelen recurrir a la red de la familia extendida o una cuidadora.

Pero si hablamos de una familia con un hijo con diversidad funcional casi siempre la familia es la primera opción, la que se mantiene a lo largo de los años y con una vinculación especial ya que es un niño con necesidades especiales.

En este último caso la diversidad de opiniones y de formas de hacer con respecto a la educación del niño aumenta y el nivel de implicación es mayor ¿cómo lo gestionamos?

Como profesional, la primera etapa que me suelo encontrar en las familias es de choque, el momento previo al diagnóstico. Empieza a haber señales de alarma y los abuelos suelen decir: «su padre de pequeño era igual», «es que es muy pequeño normal que no lo haga» «eso es porque le consientes mucho». También suele haber diversidad de opiniones entre los padres. Se oyen frases como: «conmigo no lo hace» » eso es porque no es eres estricta/o».

En ese momento los profesionales son claves, para hacer ver a los padres lo que es un desarrollo normal y lo que no lo es. Así como dar pautas de manejo.

Cuando unos padres reciben el diagnóstico de su hijo, se leen todos los libros posibles, llaman a todos los teléfonos donde puedan recibir información, buscan en internet horas y horas buscando las últimas terapias…pero la gran mayoría familiares y amigos no suelen llegar a entender la necesidades, el comportamiento del niño…y aún con buena intención no ayudan en la educación.

Los niños con diversidad funcional tienen muchos más problemas para generalizar aprendizajes y para entender que un mismo comportamiento tiene diferente consecuencias según la persona.

Así que como profesional y aún sabiendo que es difícil, se deben establecer líneas de educación y actuación con aquellos familiares, amigos y cuidadores que se van a involucrar en la educación del niño frecuentemente.

  • Hacerles ver la importancia de hacer todos los mismos para que el niño tenga rutinas y sepa qué esperar.
  • Explicar las necesidades del niño para que entiendan la situación.
  • Intentar establecer un modo de comunicación y que todos lo empleen en la mejor manera posible (pictogramas, agenda, ipad, signos..)
  • Educar a la familia en qué es «normal» y qué «no es normal».
  • Decir claramente qué pueden o no pueden dar o hacer con el niño.
  • Marcar que quienes deciden la educación del niño son los padres, y que es mejor preguntar qué hacer en algunas situaciones.

Todo esto por supuesto valorando toda su ayuda y lo fundamentales que son como piezas para que la vida de los niños con diversidad funcional y sus padres sea mejor.
Si se establece un camino de comunicación claro, sincero y con mucha paciencia entre los adultos involucrados se va a poder coeducar mejor a los niños.

Al final, todas las familias tenemos estos problemas pero un niño neurotípico tiene más resiliencia que un niño con diversidad funcional.Facebooktwitterlinkedin

Escolarización Combinada en Madrid: un gran reto

¿Quieres enfrentarte a un gran desafío?

Pensarás: subir los ochomiles, bucear en las fosas abisales de las aleutianas, encontrar la última gran tarántula de la Amazonía…Pues no; éste que te propongo es un reto mucho más difícil y menos exótico: Entérate de en qué consiste, en la práctica, la modalidad de escolarización combinada en Madrid.

A nivel teórico está claro y suena muy bien, básicamente consiste en que un niño que está escolarizado en un Centro de educación especial acude a un centro ordinario durante una parte de su horario escolar, de tal manera que en el primero recibe tratamiento más individualizado y específico para sus necesidades y en el segundo desarrolla la socialización.

Sin embargo, en la práctica, en la Comunidad de Madrid (y creo que en toda España) es casi inexistente, además de ser un procedimiento muy opaco y creo que poco regulado. Comienza desde el orientador del colegio de educación especial. Es decir, tú matriculas a tu hijo en un cole de educación especial y no sabes si podrá o no pertenecer al Programa de combinada. Quizá dependa de que no presente «problemas conductuales» o de que la Administración quiera apostar por este tipo de programas y no ponga pegas burocrático/económicas o de que se alineen los astros. El caso es que es muy difícil saber internamente lo que está pasando.

Según la Comunidad de Madrid, la Educación especial es para alumnado con un grado de discapacidad severa o profunda…pero ¿y la cantidad de chavales que están escolarizados en un cole de educación especial que no cumplen con estos criterios?

¿No será que el sistema educativo no propone opciones intermedias? O vas a un cole ordinario con una ratio de 25-28 niños por aula y cada vez menos apoyos (PT o AL) o vas a un cole de educación especial, con ratios de 5-8 niños, con “todos los apoyos que necesitan”.

Vaya…Pues mi hijo necesitaría ir a un aula ordinaria, con una ratio de menos de 10 niños, con muchos apoyos y profesionales bien formados y con experiencia y con niños ordinarios como modelos en positivo. Y no tengo absolutamente ni idea de dónde llevarle, después de más de un año dándole vueltas. Dudas y más dudas de madre común y corriente.

¿Tenéis alguna experiencia en combinada? ¿Conocéis algún colegio en el que funcione bien? ¿Conocéis algún colegio en el que se lleve en práctica a menudo y con muchos niños?

Bienvenidos los comentarios y dudas, más abajo. Y para cualquier tema personal, podéis contactarnos a través del formulario o en nuestro correo electrónico juntandorecursos@gmail.com

Facebooktwitterlinkedin

Nos incluyen en el Atlas de iniciativas vecinales contra las Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz

Encantadas de estar incluídas en este proyecto de mapeo de iniciativas ciudadanas, elaborado en paralelo al II Foro Mundial sobre Violencias Urbanas y Educación para la Convivencia y la Paz.

Para ver el mapa con todas las iniciativas, pincha en el MAPA de abajo. Nos encontrarás en el nº 19

Facebooktwitterlinkedin