¡Creo absolutamente en la educación combinada!

Dentro de nuestros contenidos hemos hablado de la educación combinada desde una perspectiva legal y teórica pero, poco a poco, nuestra página se convierte en comunidad y tenemos la suerte de que una madre ha querido contarnos su experiencia y la de su hijo en este tipo de escolarización.

Ella es maestra de profesión aunque ahora se dedica al cuidado de su hijo. Además de opinar y de mostrarnos las luces y sombras de este proceso, deja claro todo lo que nos queda por mejorar para dar respuesta a la educación de los alumnos con diversidad funcional.

1. ¿Por qué y cómo llegaste a la página Juntando Recursos?

Llegué a la página en busca de información sobre educación combinada. Hay pocos artículos al respecto. La falta de información con respecto a esta modalidad es evidente.

2. ¿Cuál es tu relación con la diversidad funcional?

Mi hijo y durante estos años no he dejado de formarme. Además, escuchar a otros padres que viven experiencias similares a las tuyas, ayuda a encontrar herramientas para mejorar la calidad de vida de nuestros hijos. Es difícil empatizar sino conoces la realidad en primera persona.

3.¿Nos cuentas cómo ha sido el proceso educativo de tu hijo?
neon signage
Desde muy pequeño mi hijo ha recibido muchísima estimulación tanto fuera como dentro de casa. Desde muy pequeño nos dimos cuenta de que su nivel cognitivo era muy superior al motor pero la falta de comunicación dificultaba mucho su evaluación. Estuvo en escuela infantil los primeros años, después para poder optar a la educación combinada nos comentaron que debíamos matricularle en algún centro educativo especial (fue muy sencillo, ya que cambiar de escuela ordinaria a especial todo son facilidades) tras un año en el especial y dado que en su informe del equipo de escolarización se había considerado que la mejor opción para él era la educación combinada, empezamos los trámites para ello. A los 4 años comenzó educación combinada. Acudía tres días a su colegio especial y dos al ordinario.

4.¿Quién sugirió o cómo conseguiste la escolarización de tipo combinada?

Como he comentado en el punto anterior, fue el equipo de escolarización que, tras valorar su situación, recomendó que la mejor opción para él era la educación combinada pero para ello, debíamos encontrar un centro especial que hiciera este tipo de modalidad y un centro ordinario que lo acogiese.

5. ¿Qué ventajas encuentras en la escolaridad combinada? ¿Qué mejorarías?

La educación combinada, es una modalidad educativa, destinada a un alumnado con unas características muy especiales. Alumnos, en su mayoría escolarizados en centros de educación especial, pero que precisan, dadas sus condiciones especiales, estar unas horas o incluso días en colegios ordinarios/integración.

Para que esta modalidad sea posible, en la mayoría de los casos, es necesario el compromiso de dos centros (especial y ordinario/integración) para cubrir todas las necesidades del alumno, sin que ello suponga para el colegio de acogida (el ordinario) un incremento de las ayudas o apoyos, por parte de la administración educativa, teniendo que asumir ese compromiso, con los recursos existentes en el centro (en nuestro caso solo hemos recibido ayuda de soporte material, es decir silla y mesa adaptada por parte de motóricos pero ningún tipo de ayuda personal).

Los colegios especiales que crean necesario que alguno de sus alumnos realice educación combinada, después de formalizar todas las gestiones oportunas a través del equipo de escolarización, necesitarán encontrar algún colegio ordinario/integración “VALIENTE” que quiera acoger a estos alumnos especiales, la mayoría con discapacidad, sin recibir ninguna ayuda o personal de apoyo para cubrir sus necesidades.

Es evidente que, si no se apoya a los centros de “acogida o inclusión”, dando los recursos necesarios para estos alumnos (como se hace con el resto de alumnado de NEE), éstos desestimen o rehuyan de este tipo de modalidad educativa y no quieran acoger en sus centros a este tipo de alumnado de Educación Combinada. Esta modalidad, en vez de ser una herramienta para la inclusión, acaba siendo, para los centros educativos, un problema por falta de recursos.

En la Comunidad de Madrid apenas hay centros ordinarios que quieran y acepten este tipo de alumnos por las razones anteriormente expuestas y los que los aceptan, lo hacen por la apuesta, el compromiso y el convencimiento por parte del equipo directivo, del derecho de todos los niños, sin diferenciar modalidad, a la inclusión e igualdad de oportunidades. Pero para llevarlo a cabo, es imprescindible la necesidad de encontrar la ayuda necesaria. En la actualidad, dicha ayuda aparece en la inmensa mayoría, de personas que se ofrecen de manera desinteresada (voluntarios, familiares, amigos…), para cubrir y garantizar, al igual que se cubren las necesidades del resto de alumnado de NEE de cualquier centro escolar.

Por otro lado, es necesario indicar que ningún alumno con NEE, ya sea en centro especial u ordinario, puede estar en un centro sin ayudas o apoyos necesarios y, por lo tanto, no facilitar estas ayudas a estos alumnos por ser de modalidad combinada, según mi opinión, es discriminatorio y no facilita absolutamente nada la inclusión en la escuela ordinaria.

Esta es la realidad que vivimos las familias con hijos en modalidad de educación combinada y que consentimos por miedo a que se les cancelen o suspenda el continuar en esta modalidad ya que, a pesar de las dificultades, supone para ellos un grandísimo beneficio tanto personal como educativo y además, porque apostamos, junto con los centros a los que acuden nuestros hijos, por la INCLUSIÓN de estos alumnos especiales en la escuela ordinaria.

pexels-photo-233223

Sabemos por otros padres que, si se solicita este personal de apoyo, no sólo se les deniega sino que incluso se llega a suspender esta modalidad. Alegando que si estos alumnos especiales necesitan recursos o apoyo personal ¡es porque están muy afectados! Aunque puedan estar mejor que sus compañeros, no dejan de ser niños especiales. ¡Si no estuvieran afectados, estarían en colegios ordinarios!

Creo que desconocen qué tipo de alumnado hay en un centro especial y también, que ha sido un equipo de escolarización quien ha valorado su situación y ha recomendado esta modalidad. Y aún así, insisto, hay niños en la escuela ordinaria de NEE y que reciben los apoyos necesarios, ¿por qué estos alumnos no? Y dejan toda la responsabilidad a los colegios ordinarios. Por lo tanto, lo único que queremos para nuestros hijos es el derecho a recibir el mismo trato que cualquier otro alumno de NEE, escolarizado en cualquier centro de la Comunidad de Madrid.

No creemos que el pertenecer a una determinada modalidad educativa deba suponer un trato discriminatorio por parte de la administración, al derecho de toda persona a recibir una educación de calidad y no depender de la caridad o de la buena fe, del voluntariado, familiares, etc. Esta situación no facilita la inclusión sino todo lo contrario, ya que no se les facilita a los centros las ayudas necesarias para cubrir sus necesidades e impiden que alumnos con NEE y discapacidad en modalidad de educación combinada puedan acudir a centros ordinarios a realizar estudios como cualquier otro alumno.

Sabemos por otras familias que en otras Comunidades Autónomas, si se aportan los recursos necesarios a ambos centros, esta modalidad educativa se pueda realizar con todas las garantías y condiciones óptimas. Favoreciendo así, la INCLUSIÓN de alumnos “especiales” en centros ordinarios, ya que se sienten respaldados y se les garantiza, como al resto del alumnado, el recibir los recursos necesarios.

Vivimos en una Comunidad Autónoma tolerante, moderna que mira al futuro pensando en mejorar la vida de todos sus ciudadanos. La INCLUSIÓN EDUCATIVA de las personas con cualquier tipo de discapacidad es una asignatura difícil pero posible, si se toman las medidas necesarias. Sin recursos es imposible la INCLUSIÓN y estos recursos no pueden depender de la buena voluntad de las personas a través del voluntariado, las familias o lanzar toda la responsabilidad a los centros “acogida” que sólo disponen de recursos básicos para cubrir las necesidades de sus alumnos.

6. Basado en tu experiencia y como hay muchas dudas con las dificultades, logística… ¿qué consejos les darías a las madres/padres en relación con la modalidad de educación combinada?

Que luchen… actualmente la situación es complicada, más cuando es muy difícil encontrar centros ordinarios que quieran admitir estos alumnos sin recibir los recursos necesarios. Se les van a cerrar muchas puertas pero si nos unimos y exponemos nuestra situación, estoy segura que lo conseguiremos.

¡¡Creo absolutamente en la educación combinada!!

Todos los padres tienen derecho a elegir qué tipo de educación quieren para sus hijos, ya sea especial u ordinaria, pero esto no es posible si no se dota a los centros ordinarios de los recursos necesarios. Se habla mucho del cierre de colegios especiales, de inclusión y quizás lo que hay que buscar es este tipo de opciones donde haya alumnos especiales que requieren recursos especiales en centros especiales pero, a su vez, necesitan, durante algunos momentos, estar con alumnos de escuela ordinaria para mejorar en distintas áreas, ya sea social, educativa…etc.

Si queremos inclusión, debemos hacerlo con responsabilidad y calidad y esto sólo es posible cubriendo las necesidades de estos alumnos dentro de la escuela ordinaria, al igual que se hace con el resto de alumnado de NEE. Repito, ¡sin recursos es imposible la INCLUSIÓN!

7. Hablando de recursos para la diversidad funcional, ¿cuál crees que es la mayor dificultad con la que se encuentran las familias con hijos con alguna diversidad funcional?

Como he comentado en el anterior punto, la dificultad es la falta de recursos. Hay muchos alumnos en centros especiales esperando colegios ordinarios para poder comenzar educación combinada.

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.