JORNADAS DE PUERTAS ABIERTAS: ¿Qué preguntar y mirar en los coles?

Se acerca el momento de realizar la solicitud para inscribir a nuestros niños en el cole, si aún no están escolarizados, o de hacer un cambio de cole, ya sea porque consideramos que podría mejorar su situación o por motivos de fuerza mayor, como podría ser un cambio de residencia. El Plazo de presentación de SOLICITUDES para participar en el proceso ordinario de admisión  (Necesidades Educativas Especiales y Educación Especial también) comprende desde 5 al 19 abril 2018.

Si aún estás confuso con la terminología empleada a la hora de buscar un cole (ordinario, de integración, concertado, de educación especial…) te recomendamos que visites nuestra página, donde aclaramos la información sobre los distintos tipos de colegios que os podéis encontrar en la Comunidad de Madrid.

Sea como sea, la elección de un nuevo colegio para nuestros hijos es un momento que puede causarnos bastante ansiedad. Suele ser la primera gran decisión, sobre la que sentimos depende, en parte, el futuro de nuestros niños. Más presión aun sobre los padres de niños con necesidades especiales ya que, simplemente, requieren de más apoyos. Y más presión aún, si cabe, sobre los padres de niños que aún no han sido diagnosticados pero que parece que no encajan en ningún colegio o … ¿no será que esos colegios no encajan con ellos?

Efectivamente hay mucha información al respecto, más o menos elaborada. Pero lo que NO es fácil de encontrar es información precisa y actualizada, como un listado con la tipología de coles (de inclusión, de integración, con preferencia, aulas combinadas…) o sobre lo que ofrece cada colegio (nº de apoyos semanales, apoyos dentro o fuera del aula…).

¿Y por qué no? En parte porque es información que cambia anualmente, según los niños de NEE que tenga cada colegio. Además, influyen directamente los recursos públicos que se hayan destinado desde la Consejería de Educación a los apoyos educativos y es por todos sabido que este ámbito está muy abandonado… al fin y al cabo, somos minoría.

 

Mi experiencia personal el año que le escolaricé, o este año, que me he planteado un cambio de colegio, es que es una locura. En mi caso, además, mi hijo tiene dificultades que no están estandarizadas (no es visual, ni auditivo, ni motor, ni TDH), es principalmente cognitivo y muy relacionado con el lenguaje.

Cuando decidí escolarizarle hace ya tres años, después de pasar por el proceso de valoración en el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica, en el EOEP me dieron unas fotocopias con una lista de Colegios a los que le podía llevar, en función del distrito en el que estaba empadronada (o en el que trabajaba). En total, me pasaron una lista con 25 colegios, indicando dirección, teléfono, algunos con página web y algunos con los apoyos de AL y PT, si tenían. Eso sí, esos apoyos eran los que se les había concedido ese mismo año a los colegios, pudiendo cambiar su situación, en general a peor, por los recortes públicos, para el año siguiente. Ante mi desconcierto, me dijeron que ellos no podían hacer ninguna valoración al respecto, que ahí estaba la información y que tendría que ser yo la que la actualizara y pusiera los filtros necesarios, en función de la situación de mi hijo. Me recomendaron que buscara por internet y que, posteriormente, visitara los colegios que podían responder mejor a nuestras necesidades. Es entendible que desde el EOEP no quieran influir a los padres, sería cargarlos de una responsabilidad que no es suya, pero nos facilitaría mucho las cosas si nos ofrecieran una visión de conjunto al respecto y si dispusieran de información más actualizada.

Así que, en base a una lista de colegios de mi distrito y del de al lado, llamé y pateé coles durante mes y medio, resultando las conclusiones:

  • Que hay que ir a ver los coles
  • Que por mucho que vayas a verlos, no es fácil hacerse una idea real de lo que hacen. Ahora parece que todos tratan las inteligencias múltiples, la creatividad y el trabajo por proyectos cuando, a la hora de la verdad, mandan fichas y deberes para casa.
  • Que ni los propios colegios saben con qué apoyos van a poder contar hasta junio-julio de ese año, con lo que te hablan de suposiciones con respecto al año siguiente.
  • Que en función de los apoyos que considere la Consejería de Educación que se asigna a cada colegio y en función de los niños de NEE que haya ese año, serán los apoyos que reciba tu hijo. Es decir, si hay medio PT para infantil, por ejemplo y en esa etapa sólo hay 3 niños con NEE, el apoyo de PT será exclusivo para esos niños; mientras que, si es un cole de 3 líneas y entran 6 niños de NEE (2 por cada clase) la PT se tiene que repartir entre esos 6 niños. Al final, la sensación es que la elección la realizas bastante a ciegas…

Teniendo en cuenta todas estas complicaciones, y para facilitaros vuestro proceso de selección (aunque las idas y venidas no os las va a quitar nadie), en primer lugar, para hacer la búsqueda desde casa, os recomendamos unas páginas interesantes:

En segundo lugar, queremos proponeros una serie de Preguntas clave que podéis hacer a los colegios, o detalles en los que fijarse, cuando vayáis a visitarlos:

  1. ¿Qué tipo de colegio es? Ordinario, ordinario con apoyos, de integración preferente, con aula TEA, con aulas combinadas, de educación especial, de excelencia académica…
  2. ¿Qué experiencias ha tenido el colegio con niños de diversidad funcional?
  3. ¿Qué tipos de apoyos públicos (AL/PT/ fisioterapia/otros) tiene el colegio? ¿Tiene apoyos externos?
  4. ¿Los apoyos son grupales o individuales? ¿Dentro o fuera del aula?
  5. ¿Tiene Orientador/a propio?
  6. ¿Tienen hora extra de mañana, tarde o ruta? (Muchos coles nos cuadran, pero no nos encajan con los horarios de otras terapias o tratamientos y no tenemos logística que lo resuelva)
  7. ¿Tiene recursos como para ser flexibles en la atención personalizada de los niños? Si no los tienen, ¿admiten recursos externos?
  8. ¿Cómo se hacen las adaptaciones curriculares?
  9. ¿Se fomenta la sociabilización de las familias (fiestas, excursiones familiares, etc.)?
  10. ¿Tienen un Plan específico de Atención a la Diversidad?
  11. ¿Cambia muy frecuentemente el profesorado?
  12. ¿Emplean algún método alternativo o aumentativo del lenguaje (pictogramas, lenguaje bimodal, etc.)?
  13. ¿Están adaptadas las instalaciones a necesidades especiales motóricas?
  14. ¿Se tiene un proyecto educativo enriquecedor o en paralelo al bilingüismo para niños con necesidades educativas especiales? (el fomento del bilingüismo puede ser una pérdida de tiempo –que es muy valioso- para niños que no han adquirido aún su lengua materna)
  15. ¿Cuántas aulas hay por nivel? Nos da una idea de la magnitud de colegio
  16. ¿Hay facilidades para el control de esfínteres tardío, ayudas a la hora de comer o en la autonomía del día a día?
  17. ¿Tiene actividades extraescolares donde se fomente la inclusión?
  18. ¿Tiene un AMPA potente y concienciada con la inclusión?

Esperamos que el proceso os resulte satisfactorio… ¡al menos cuando acabe! Si queréis compartir vuestra experiencia con nosotras, ya sabéis, podéis dejar un comentario abajo o contactarnos desde nuestra página.

Facebooktwitterlinkedin

Deja un comentario