Proceso de detección de 6-12 años

En este apartado se describen los tres ámbitos (sanitario, social y escolar) desde los que se puede detectar alguna dificultad especial en nuestro hijo. El proceso de detección en esta etapa es diferente que en la etapa anterior (0 a 6 años), principalmente en el ámbito social, ya que se acaban los tratamientos públicos de Atención Temprana.

Ámbito Sanitario

Algunos niños en diferentes momentos de su desarrollo empiezan a tener conductas fuera de lo normal o no desarrollan ciertos hitos del desarrollo.

Para los padres es difícil a veces discernir qué es una conducta fuera de lo normal, pero en caso de mínima duda acudir al pediatra y consultar, de esta forma nos quedaremos más tranquilos.

En el caso de que el pediatra considere que hay signos a explorar más detenidamente (véase, por ejemplo, retraso del desarrollo, aparición de síntomas de una alteración genética, retraso significativo en el lenguaje sin causa, alteración de la atención, etc.) nos derivará a los especialistas que van a estudiar el caso con más detalle. Además se realizarán las pruebas necesarias para hacer un diagnóstico diferencial (análisis genéticos, metabólicos, resonancia magnética, etc.).

Si no te quedas satisfecho con la valoración de tu pediatra ten en cuenta que siempre puedes pedir una segunda opinión. Si lo decides, y según funciona nuestra sanidad pública, es necesario que cambies el pediatra que tu hijo tiene asignado. Recuerda que puedes cambiar de pediatra tantas veces como consideres

Este ámbito busca por decir de alguna manera la causa “oculta” dentro del cuerpo de por qué el niño tiene esa manifestación externa. En ocasiones al encontrar la causa se mandará una medicación para mejorar los efectos o en otros casos prótesis,  plantillas, audífonos, gafas… y si es necesario nos derivarán a otros profesionales para recibir tratamiento.

Este paso es el que abrirá muchas puertas, porque los informes médicos se piden constantemente en todos los pasos futuros que vais a dar con vuestro hijo para conseguir otros papeles, diferentes ayudas y/o tratamientos.

Mantén los informes (médicos, valoraciones de los EOEP, etc.) ordenados cronológicamente y ten copias de los mismos, te las van a ir pidiendo en los distintos ámbitos por donde te muevas. Esto además ayuda a reconstruir los hechos ya que es fácil olvidar cómo sucedieron las cosas o qué nos dijo quién.

Para más información, pincha en Recursos Sanitarios.

Ámbito Social

A este paso se tiene que llegar derivado por el médico, asuntos sociales o por el Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica.

Sin un informe de derivación del médico o del Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) NO se puede acceder a este servicio

A partir de los 6 años los recursos públicos de Atención Temprana se terminan, por lo que acaba la terapia gratuita disponible.

Ten en cuenta que si tu hijo repite 3º de Infantil de 2º ciclo (6 años) se le prorroga la Atención Temprana un año más. Para más información sobre esto, pincha aquí

A partir de los 6 años el grado de discapacidad, en lugar de en el CRECOVI, pasa a valorarse en los Centros Base de la Comunidad de Madrid (si el niño repite curso y por lo tanto se beneficia de la Atención Temprana hasta los 7 años, durante ese año se le valorará aún en el CRECOVI). Para más información, pincha en Recursos sociales.

Ámbito Escolar

Cuando un niño está escolarizado en un colegio en Educación Primaria y en el centro detectan que hay un retraso (ya sea en el aprendizaje, en el desarrollo social, en el lenguaje…), se lo comunican a los padres y piden su consentimiento para evaluar al niño. Se manda una petición de evaluación al Equipo de Orientación Educativa y Psicopedagógica que les corresponda por zona y ellos se ponen en contacto con la familia y los citan para evaluar al niño.

El equipo de profesionales del EOEP hace una valoración psicopedagógica del niño y de su entorno, teniendo en cuenta la observación directa del niño, los documentos médicos adjuntados, los informes del colegio y la información transmitida por los propios padres. A partir de esta valoración se elabora el informe de evaluación psicopedagógica donde se describe la situación del niño, se citan los recursos recomendables en el centro y las adaptaciones necesarias para dar respuesta a sus necesidades. Según las mismas, se recomienda una modalidad educativa que puede ser ordinaria, de integración (ordinaria con apoyos) o educación especial. Si resulta una de estas dos últimas opciones, el niño entra a formar parte de un programa de necesidades educativas especiales (NEE). En este caso también se elaborará el dictamen de escolarización, que se manda al colegio (no lo manejamos los padres) donde se recoge el tipo de centro más adecuado para cubrir las necesidades del niño así como los apoyos y adaptaciones que debiera tener.

Pincha en Recursos para obtener más información.

Facebooktwitterlinkedin