Recursos Sanitarios

Los recursos sanitarios son los relacionados con los médicos, ya sea el pediatra o los especialistas, las consultas, pruebas y tratamientos. Todo esto está englobado dentro del Sistema público de la Seguridad Social.

Estos recursos se pueden organizar según el lugar donde se realice la consulta o tratamiento: en el ambulatorio, en el hospital o en el Centro de Atención Temprana.

En el ambulatorio

Suelen ser los pediatras los que detectan algo anómalo, nos dan la señal de alarma y nos derivan al médico especialista determinado, que hará las pruebas diagnósticas pertinentes para averiguar si nuestro hijo tiene un trastorno y cual es.

Recuerda que en la Comunidad de Madrid, tanto la Atención Primaria (pediatras y médicos de cabecera) como la Atención Especializada (médicos especialistas) son de libre elección, es decir, los eliges tú libremente y no depende de tu residencia

¿Qué implica esto en la práctica? La gran ventaja es que puedes elegir según tus preferencias (si tienes buenas referencias de algún médico en particular o está más cerca de tu trabajo o más cerca de otros tratamientos que reciba tu hijo, etc.). Como inconveniente encontrarás ciertas consultas que se colapsan, con listas de espera muy largas y poco operativas.

Con respecto al pediatra de tu hijo, recuerda que puedes cambiarlo tantas veces como consideres

¿Cómo es el proceso de derivación al especialista? Primero acudes a la consulta del pediatra que, una vez hecha la valoración, resuelve derivar a un especialista, digamos, por ejemplo, un Neurólogo, sin especificar ni el hospital ni el nombre. Pues bien, cuando te llamen del Centro de gestión de citas eres tú quien decide si quieres que te asignen el Servicio de Neurología de tu zona, con el especialista asignado por defecto, o uno que hayas elegido tú, en el hospital que tú quieras.

En el Hospital

Nuestros niños suelen nacer en el hospital, que es donde se realizan los primeros controles sobre el estado de salud del niño y donde es posible detectar trastornos que no se han podido detectar durante el embarazo. Las pruebas típicas que realizan a los recién nacidos son el test de Apgar y la prueba del talón, el primero para valorar la vitalidad y madurez del bebé y la segunda para detectar posibles enfermedades metabólicas. Al hospital también podemos llegar a través de su servicio de Urgencias, si ha ocurrido algo inesperado, un accidente, una crisis, etc. Asimismo, como hemos visto, los pediatras nos derivan al hospital a consultas de especialistas que nos valoran.

Por lo tanto, suele ser en el hospital cuando se detecta, se evalúa y se diagnostica (o se intenta diagnosticar) el trastorno o enfermedad de nuestro hijo.

La importancia del Diagnóstico

El diagnóstico se asocia a una enfermedad, definiéndolo la RAE como la calificación que da el médico a la enfermedad, según los signos que advierte. Debido a esto, tiene una connotación negativa clara y para los padres suele ser difícil aceptar la “etiqueta” con la que se identifica a nuestro hijo. Sin embargo, es una suerte que tu hijo tenga un diagnóstico. Hay ocasiones en las que aparecen unos síntomas que no encajan dentro de ningún diagnóstico preestablecido (o al menos pasa un tiempo hasta que se consigue un diagnóstico). El proceso entonces se complica ya que se tiende a mitigar los síntomas pero, al desconocer la causa que los provoca, los tratamientos recibidos pueden ser inútiles o incluso perjudiciales.

Es importante conseguir un diagnóstico tan pronto como sea posible, entre otras cosas para poder acceder a los recursos públicos disponibles y ejercer, de esta manera, nuestro derecho

En el Centro de tratamiento de Atención Temprana

El tratamiento público y gratuito de Atención Temprana se realiza tanto en los Centros de Atención Temprana (CAT) o en los Centros Base (CB) de la Comunidad de Madrid.

¿Qué es la Atención temprana?

Es el conjunto de intervenciones, dirigidas a la población infantil de 0-6 años (o hasta cursar la educación obligatoria, es decir, primero de Primaria), a la familia y al entorno, que tienen por objetivo dar respuesta, lo más pronto posible, a las necesidades transitorias o permanentes que presentan los niños con trastornos en su desarrollo o que tienen el riesgo de padecerlos. Los tratamientos de intervención son muy variados, y entre ellos destacan: estimulación cognitiva, fisioterapia, logopedia, psicomotricidad, apoyo psicopedagógico, psicoterapia, etc.

En este enlace oficial de la Comunidad de Madrid te explican todo sobre la Atención temprana.

¿Cómo conseguir tratamiento público de Atención Temprana?

Pincha aquí para ver el proceso paso a paso.

Facebooktwitterlinkedin